Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

A 101 años de la sanción de la primera Ley contra la trata de personas del mundo: Ley Palacios


La Argentina es reconocida en instancias internacionales como pionera en la persecución del delito de trata de personas. En 1999, en la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico que tuvo lugar en Dhaka (Bangladesh), se estableció el 23 de septiembre como “Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres y Niñas/Niños”, en conmemoración a la sanción en el país de la primera legislación que penalizó a los esclavistas sexuales en el mundo. La norma impulsada por el diputado socialista Alfredo Palacios fue la primera del mundo en combatir la trata de personas.

No a la Trata de Personas

Hasta 1913, la única legislación que perseguía la explotación sexual en el país estaba concentrada en dos incisos del artículo 19 de la ley 4189, que diez años antes había incorporado reformas al Código Penal. La ley que se promulgó bajo el número 9143 extendió la penalización si el proxeneta explotaba mayores de edad. Además, estableció penas de tres a seis años de cárcel si la persona explotada sexualmente tenía entre 12 y 18 años. Si tenía menos edad, la condena podía trepar hasta los 15 años de prisión. También se implementaba esta condena si “mediara “violencia, amenaza o abuso de autoridad”.

Históricamente la explotación sexual se denominó con eufemismos: los artículos modificados por la “Ley Palacios” se presentaban como “ultraje de pudor”. La pena máxima establecida entonces era de seis años de cárcel, si la víctima era una niña o un niño de hasta 12 años. O si el esclavista era su “ascendiente”, es decir, el marido o persona encargada de la “educación” de la menor obligada a prostituirse. Si el cuerpo explotado era el de una joven menor de 18 años, el proxeneta podía ser expulsado del país (sin ser sometido a juicio) o condenado de uno a tres años de prisión.

Marcelo Colombo, el titular de la Procuraduría para el Combate de la trata de personas, consideró en declaraciones al sitio Infojus que la Ley Palacios mantiene su “vigencia”. “Es muy actual la discusión acerca de los factores que nutren y aceitan el sistema prostibulario: la desigualdad estructural de oportunidades entre hombres y mujeres y la pobreza. Los diputados de aquella ley remarcaban que el proxenetismo implicaba ‘comerciar con la inocencia, con la ignorancia y con la miseria’, dijo Colombo. Hace 101 años, la ley cambió un paradigma: planteó penas para los proxenetas aunque mediara el supuesto “consentimiento de la víctima”. Algo que la reciente reforma penal que persigue la trata mantuvo y reforzó.

Más información sobre:
#fechas- #trata de personas