Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Advierten la necesidad de un compromiso social para erradicar la cultura de la violencia


La reconocida socióloga Silvia Chejter advirtió la necesidad de un compromiso social para erradicar la cultura de la violencia y destacó las respuestas institucionales que se dan en la provincia. “El hecho de que el gobierno pueda atender los impactos que la violencia genera en la vida de un ciudadano, hace que las personas se sientan más cercanas a las instituciones que las representan”, dijo Chejter en la jornada organizada por el gobierno de Entre Ríos, de la que participaron trabajadores de salud y referentes de entidades civiles de toda la provincia.

Silvia Chejter

La jornada de abordaje integral “Violencia hacia las mujeres, políticas públicas y la perspectiva de las víctimas” fue presentada por la secretaria General de la Gobernación, Sigrid Kunath, y el ministro de Salud, Hugo Cettour, y contó con amplios sectores del sistema de salud pública, integrantes de equipos interdisciplinarios de los organismos abocados a la problemática de la violencia, el sector académico, profesional y las organizaciones sociales.

Además, se desarrolló en el marco de la celebración del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer. También estuvieron presentes los integrantes del Consejo Provincial para Prevenir la Violencia (Coprev).

En ese contexto, la socióloga Silvia Chejter destacó la decisión política y el trabajo en la provincia. “La violencia no es un tema nuevo, lo que sí es nuevo son las respuestas institucionales más adecuadas. El hecho de que el Gobierno pueda atender los impactos que la violencia genera en la vida de un ciudadano, hace que las personas se sientan más cercanas a las instituciones que las representan”, sostuvo.

En tanto, la especialista advirtió la importancia del compromiso social para erradicar la violencia y en ese sentido expresó que “lanzar una política pública tampoco significa que mañana no va a haber más violencia, pero en la medida en que aumenten los consensos sociales no se va a terminar esta especie de tolerancia que hay respecto a ella. Mientras no cambie la cultura de la violencia, va a seguir habiendo y para esto se necesita participación ciudadana, el Estado sólo no puede resolverlo”.

A partir de la implementación del Protocolo Provincial para Prevenir y Erradicar la Violencia, la provincia viene desarrollando actividades a las que incorpora a trabajadores y funcionarios de distintas áreas del Estado, para establecer líneas de acciones interdisciplinarias. “Los desafíos en materia de violencia son muchos, y esto me parece un muy buen paso que se está dando en Entre Ríos porque significa la apertura a una articulación interinstitucional de quienes deben participar para brindar respuestas a la sociedad”, especificó Silvia Chejter.

En ese sentido, el ministro de Salud, Hugo Cettour, resaltó la importancia del sistema de salud pública para abordar la problemática de la violencia. “El primer contacto que tiene la víctima de violencia, en general es con el sector de la salud, desde lo más grosero como puede ser la marca de un golpe, hasta lo más sutil que es la violencia psicológica o emocional”, advirtió, y afirmó: “Los equipos de salud deben estar formados y preparados para detectar las situaciones de violencia que a veces aparecen somatizadas en una enfermedad”, afirmó.

La jornada, que se concretó en el Consejo General de Educación, contó con una importante convocatoria de trabajadores de salud y de diferentes instituciones públicas de la provincia. En este marco la secretaria General de la Gobernación, Sigrid Kunath, expresó: “Ver el salón colmado nos llena de alegría porque entendemos que quienes asistieron no lo hacen sólo por la mera formalidad, sino que asumen un verdadero compromiso”, Y agregó: “Esta presencia tan numerosa es un aliciente enorme, es sumamente alentador”.

En cuanto a los objetivos del encuentro, explicó que “la idea es brindar la mayor cantidad de herramientas a quienes ejercen tareas y tienen responsabilidad frente a la atención de estos casos”.

“Esperamos que este encuentro sea un pasito más en este objetivo tan anhelado de transformar nuestra sociedad en un sentido más igualitario, y más inclusivo”, afirmó Kunath y destacó que “esto es posible porque acá hubo una definición política de abordar las luchas contra las violencias como una verdadera política de Estado. Esto ha sido una definición del gobernador Sergio Daniel Urribarri”.

En ese sentido, la funcionaria destacó la “pertenencia al proyecto nacional, popular y democrático que encabeza nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner”, en cuyo marco “justamente ella advirtió que la patria es el otro”. “Y esto nos ubica en el lugar en el que tenemos que estar: trabajando en esta temática, entendiendo que no es una cuestión exclusiva de los gobiernos, por lo que todos los avances, como la instalación y puesta en visibilidad del tema, y el cambio en la agenda pública, tiene que ser una cuestión de toda la sociedad. Tenemos que defenderlo para que no se dé ni un paso atrás en esto”, acotó.

Animarse a contar lo que pasa

Vanina Panverger, trabajadora social e integrante del equipo interdisciplinario de violencia familiar de General Ramírez, contó que hace nueve años se viene trabajando en materia de violencia familiar y violencia de género y “es por eso que festejamos este tipo de capacitaciones y de encuentros en los que podemos contar a otros cómo es la experiencia. Además de trabajar en las denuncias nos interesa mucho trabajar la promoción de derechos y estar en contacto permanente con la comunidad a través de las escuelas, las iglesias, el municipio”, enumeró.

“Desde que empezamos hasta ahora, se ha incrementado la cantidad de denuncias o de pedidos de orientación de alguna persona que llega al equipo del hospital”, señaló la profesional y agregó: “Al difundir estos temas vemos que se están acercando cada vez mas y transmiten cuáles son las problemáticas que están pasando para poder buscarle la solución entre todos”.

Más adelante, sostuvo que la víctima de violencia “puede llegar a un hospital por distintas vías: puede ser por la guardia que es la parte más evidente a partir de una situación de violencia física, o por una gastritis, o cuando van a buscar la caja de leche que se entrega por el Programa Materno Infantil, puede surgir alguna situación y comentarle a algún profesional de salud y ahí encausar”, ejemplificó.

“Siempre pensando en que cuando la mujer cuenta, hay que escucharla para tratar de encontrarle una solución o la mejor manera de ayudarla”, concluyó Vanina Panverger.

Del mismo modo, Emilia Mabel Garcilazo, del hospital San Vicente de San Jaime de la Frontera explicó que el año pasado realizaron jornadas sobre violencia de género en ese nocosomio, a las cuales “asistieron personal del hospital y también integrantes de la comunidad, y en base a eso encaramos la problemática desde otro punto de vista”, dijo. En ese sentido, la médica sostuvo: “Observamos que la gente se acerca más, tiene más confianza y puede hablar más, porque había muchas cosas que estaban ocultas, las estaban padeciendo pero no la decían. Por una u otra cosa no la decían y la han padecido por mucho tiempo”, narró Garcilazo.

La médica también manifestó las dificultades de trabajar en una población de 5.000 habitantes, puesto que “todavía hay mucha gente que le cuesta decir”. Tras ello contó: “Cuando llegan esos casos le hacemos la entrevista, tenemos psicólogos para hacer tratamiento psicológico, y también realizamos seguimientos”.

Más información sobre:
#provinciales- #violencia de genero