Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Análisis post – electoral: las PASO pasaron casi sin sorpresa


Juan Pablo PortugauPor Juan Pablo Portugau 

Pasaron las PASO y a 36 horas del cierre de la votación, aún no hay datos completos para analizar. Los números que se conocen corresponden a datos extraoficiales del escrutinio provisorio y faltan algunos datos desagregados, por ejemplo, cuántos votos obtuvieron las fórmulas para gobernador y para presidente por departamento. Lo que hay sobre esos cargos son números provinciales. No obstante se puede realizar un primer análisis: las PASO pasaron sin sorpresa.

pasaron las PASO

El escenario provincial, atado a los municipios y la presidencia

Como se esperaba los oficialismos ganaron ampliamente. La fórmula Bordet – Bahl del FpV (44,33%) sacó casi 9 puntos de diferencia a la fórmula De Angeli – Godoy del Frente Cambiemos (35,79%). Adrián Fuertes – Jorge Busti del Frente UNA se ubicó tercero, pero con apenas el 16,23%. Esos números son el piso para octubre. Se espera que haya poca movilidad entre los electores para la gobernación; aunque existe un “voto útil” que podría trasladarse de las fuerzas que menos acompañamiento tuvieron (Nueva Izquierda, Partido Socialista, Frente UNA) hacia las dos fuerzas en la que parece polarizarse las elecciones (FpV – Cambiemos).

Para Fuertes, que no puedo terciar con De Angeli, remontar ese casi 17% es una tarea titánica. Sin dudas, en el resultado final de los votos para gobernador incidirá mucho lo que ocurra a nivel de intendencias y el arrastre de las fórmulas nacionales, que por el sólo escenario provincial. En este sentido, Fuertes cuenta con una carta bajo la manga. El Frente UNA en su conjunto (Massa – De la Sota) rompió la polarización y a nivel nacional (no en la provincia, sino en los números generales del país) trepó a un 20%, a 10 puntos del total sumado de Cambiemos. El dato no es menor. Macri obtuvo un 24%, y ahora hay que ver qué pasa con quienes votaron por Sanz y Carrió. Algunos votos se mantendrán dentro de esa alianza, otros migrarán a Stolbizer, otros quizás a Massa, y hasta es posible que en un número también vayan algunos votos a Scioli.

El escenario es complejo y merece un análisis extenso por cada fuerza, siempre teniendo en cuenta que aventurar comportamientos futuros es más futurología que información concreta.

El esfuerzo del FpV se centrará en los municipios, resultados que por arrastre pueden modificar sustancialmente los números provinciales. Más allá de la victoria de la fórmula para la gobernación, lo que ocurra incidirá directamente en la conformación de las cámaras baja y alta de la legislatura.

Concordia y Paraná: dos paradigmas

En Concordia el candidato del consenso obtuvo un sólido triunfo, en la interna y en el conteo global. Casi triplicó los números de su principal rival para octubre, Roberto Niez, y 4,5 veces los números sumados de la tercer fuerza, el Frente UNA. Ni el más esperanzado (o ilusionador) de los operadores políticos puede aventurar que Enrique Cresto sea vencido en octubre. La incógnita es cuánto crece, desde el piso del 46,45% con el que comienza a transitar la recta final.

En Paraná, por el contrario, las elecciones sí están polarizadas. Sergio Varisco resultó el precandidato más votado, con el 34,21% de los votos. Pero la sumatoria total de su fuerza, el Frente Cambiemos, logró un 37,73%, mientras que el Frente para la Victoria, con 4 precandidatos a Intendente, sumó el 41,27% de los votos. Blanca Osuna, la ganadora de la interna peronista, quedó a 10 puntos de Varisco, y aunque a priori esto parecería una derrota, no lo es. A priori, para el FpV sería más fácil aglutinar un 40% detrás de Osuna que a Cambiemos llegar a un 40% detrás de Varisco.

De vuelta, el arrastre nacional, el “voto útil” ante la polarización, y la migración o no que se de -primero de los precandidatos que perdieron entre estas dos fuerzas y sobre todo de los precandidatos del massismo-, influirá sustancialmente.

Del senado y del voto en blanco

Muchos medios informaron que el FpV perdió X cantidad de bancadas en el Senado y que el voto en blanco se constituyó en la tercer fuerza electoral. Dos zonceras.

En un escenario de las PASO como el que pasó, donde hubo internas con “boletas cortas”, y donde para el conjunto del electorado (y de las campañas de los propios partidos) la atención estaba puesta en los cargos ejecutivos, los cargos legislativos se transforman en consecuencia.

Me explico. En Paraná el FpV sumó el 41,72 % para la intendencia entre sus cuatro precandidatos. Mientras que el único precandidato a senador cosechó el 38,32 %. En el corte de boleta, el que salió desfavorecido fue Cáceres.

El Frente Cambiemos sumó un 37,73 % para la Intendencia (entre los dos precandidatos) y un 39,36 % para senador (con varios candidatos). Curiosamente se dio la inversa de lo ocurrido en la interna peronista.

Entre el 34% de Varisco y el 39% de los precandidatos a senador de Cambiemos, parecen oscilar los votos de la Alianza PRO – UCR en Paraná. En cambio, el 38% de Cáceres parece ser el piso, tanto para Osuna en particular como para el FpV a nivel legislativo. Pisos y techos. Ya lo dijimos la semana pasada.

Respecto al voto en blanco, y dado que aún no hay datos oficiales desagregados para analizar en detalle, vale destacar dos aspectos. Primero que para la categoría gobernador, a nivel provincial, hubo un 26,13 % de votos en blanco, debajo de Bordet y de De Angeli, por encima de Fuertes. Sino tenemos en cuenta la existencia de “boletas cortas” en muchos departamentos y también a nivel nacional, estaremos fallando en el análisis.

Por otro lado, el voto en blanco puede demostrar “descontento”, pero no es relevante en el contexto político, porque no existe una fuerza de debate social como sí la existía en el 2001 y en el 2003, cuando el voto en blanco tenía un correlato de construcción y expresión más allá de las urnas. En todo caso, esto merece un análisis más fino. Pero en ningún sentido un título como “el voto en blanco es la tercera fuerza en la provincia” tiene un asidero con la realidad en términos de acción – transformación – tracción o debate socio-político. Y no deja de ser -ese título- más que una distracción.

A modo de conclusión inconclusa

Mientras esperamos más datos oficiales, e -insisto- los datos desagregados de los resultados de los comicios, valen las siguientes apreciaciones:

  • En el escenario local (Concordia), el Frente UNA no logró instalarse como la tercer fuerza en disputa y el radicalismo parece haber perdido representatividad institucional (subrayo el “parece”).
  • Eduardo Cristina tiene un mejor perfil que Armando Saliva a la hora de disputar votos de un peronismo no crestista.
  • Pero Eduardo Cristina tiene el desafío de retener los votos de Saliva que puedan fugarse hacia el PRO (Niez).
  • La interna del Frente Cambiemos terminó de la peor manera. Graves acusaciones de ida y vuelta entre Niez y Greco. Una conciliación, en estas primeras horas, parece imposible. ¿El radicalismo que votó por Greco apoyará a Niez o lo castigará?
  • La elección en Concordia no está (en rigor, nunca lo estuvo, ni siquiera en la interna del oficialismo) polarizada. Para Roberto Niez remontar los casi 20 puntos que le sacó Enrique Cresto es, a priori, imposible. Sumados los votos de Cambiemos y del Frente UNA en su conjunto, alcanzan 33.78%. Mientras que Enrique Cresto sólo sumó un 46,45%.
  • En Concordia, la elección de octubre pasará por cómo se conforma el futuro Concejo Deliberante.

Ver también: Números finales: las PASO para Intendente en Concordia

Más información sobre:
#analisis- #elecciones 2015- #PASO