Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Argumentos enfrentados: La reforma impositiva, en el eje del debate político provincial


Diversos sectores manifestaron su disconformidad con algunos puntos de la reforma impositiva propuesta por la CTA Entre Ríos. Una multisectorial del sector agropecuario amenazó con tomar medidas. Sindicatos defienden la herramienta porque mejorará la recaudación.

Pepe Galarraga

La aprobación en la Legislatura provincial del proyecto de Reforma Impositiva que la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Entre Ríos elaboró para mejorar la recaudación en la provincia generó rechazos y adhesiones. Entre los primeros se alinearon sectores que esperan ver cómo variará su responsabilidad fiscal. Los más decididos, puesto que ya anunciaron que iniciarán acciones para manifestar concretamente su rechazo, son los sectores ligados a la producción agropecuaria. Concomitantemente, aunque en principio no vinculado directamente, la Mesa de Enlace nacional está desarrollando una serie de reuniones, entre las que se destacó un encuentro con el ex vicepresidente Julio Cobos, mediante las cuales pretende armar una agenda común entre los actores de la producción agropecuaria concentrada y un amplio abanico de expresiones políticas opositoras al gobierno.

En Entre Ríos, la sanción de la Ley que prescribe una reforma impositiva originó la conformación de una multisectorial. Alrededor de 25 organizaciones federadas definieron en un plenario, que se realizó el viernes 10 en Villaguay, un plan de acción que contempla “protestar en las rutas el viernes 17 y sábado 18”, aunque precisaron que no habrá cortes de ruta, sino que se entregarán “volantes para que se comprenda nuestra situación de ahogo fiscal” según definieron las organizaciones e instituciones que participaron del cónclave. A aquellos sectores se sumaron organizaciones gremiales como CTA Paraná y la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos seccional Paraná, que confrontan al gobierno y ya acompañaron a los sectores de las patronales agropecuarias en tiempos del conflicto por la Resolución 125 de retenciones móviles.

Desde los sindicatos que conforman la CTA Entre Ríos se defendió el proyecto de reforma porque entendieron que dota al Estado de una herramienta que permitirá mejorar la recaudación para destinar los mayores recursos que se obtengan para mejorar los salarios de los trabajadores estatales, como así también para hacer frente a las responsabilidades que le son inherentes e indelegables.

Salarios, presión fiscal y herencia neoliberal. Ernesto Galarraga es secretario de Comunicación de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), pero se destaca como un histórico defensor del Estado como espacio articulador de las necesidades de las mayorías populares y actor esencial en el impulso de la actividad económica con inclusión y equidad. Desde ese lugar argumentó a favor del proyecto de reforma impositiva que elaboraron los cuadros técnicos de la CTA Entre Ríos.

En declaraciones a EL DIARIO de Paraná, el dirigente manifestó que “el agro como la industria fueron beneficiadas con los pactos fiscales de (Domingo) Cavallo, en los que se exceptuó del pago de Ingresos Brutos (IB) a la actividad primaria e industrial. Estos sectores que desde el 2003 a la fecha han tenido un importante crecimiento económico tienen poca incidencia en los tributos de nuestra provincia; tal es así que el impuesto por IB en la recaudación de Entre Ríos no supera el 43% de la recaudación propia, mientras que en provincias de la Región Centro e incluso Buenos Aires se encuentra entre el 70 y el 80% de sus respectivas recaudaciones”.

A la hora de analizar de dónde obtener los recursos y cuáles son los sectores que se benefician y quiénes los que soportan el peso de la carga tributaria, Galarraga no dudó: “Esto nos demuestra la poca presión tributaria provincial sobre la actividad económica más favorecida por el crecimiento experimentado en los últimos años, lo que no se reprodujo en el sector de los asalariados. Entre estos, los estatales fueron los más perjudicados”. En este sentido graficó que “un asalariado debe pagar en concepto total por impuestos y tasas más del 30% de su salario, lo que torna compleja su situación porque debido a su nula capacidad de ahorro debe volcar toda su capacidad económica al consumo de elementos de la canasta básica”.

Reforma con diferencias. Galarraga destacó la sanción de la Ley aunque señaló algunas diferencias con el proyecto aprobado. En este sentido realzó que “la propuesta de la CTA Entre Ríos contemplaba la disminución de la presión fiscal sobre los pequeños comerciantes y productores, la que se mantenía con las tasas actuales para los medianos y se incrementaba en los grandes actores económicos que exhiben elevados índices de facturación”.

En este contexto es que consideró que “es fundamental el rol que ocupa el Estado, lo digo porque discutir el Estado, como decía Germán Abdala, es discutir el país. En el caso de nuestra provincia, y del país, el Estado es la única herramienta que tenemos los sectores populares para garantizar un control, especialmente sobre las actividades económicas”.

El gremialista ahondó respecto del control de la dinámica económica para evitar abusos, al sostener que “es la manera de distribuir con más equidad la riqueza, por eso hay una profunda contradicción en sectores que dicen representar a los trabajadores, como sostienen CTA y Agmer Paraná, porque cuestionan los recursos que vienen al Estado poniéndose a favor de las patronales agrarias, que son las mismas que en 2008 aislaron a nuestra provincia, desabasteciéndola y afectando a los sectores que ellos dicen representar”.

El experimentado dirigente analizó que “la Ley aprobada por la Legislatura eleva en un 1% la alícuota general para todo contribuyente, sin distinguir montos de facturación. Creemos que esto afecta innecesariamente al sector de pequeños contribuyentes, ya que además de no aportar significativamente a la masa recaudatoria incrementa fuertemente la brecha de evasión o la incentiva”. Por último opinó que “en lo político, esta modificación genera malestar en un sector que venimos representando desde muchas políticas de nuestra Central, lo enfrenta a sus aliados de clase y beneficia a los sectores del poder económico con gran capacidad de lobby”.

Más información sobre:
#ATE- #CTA- #gremiales- #reforma tributaria