Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Batistuta, Reconquista y la casa de calle Urdinarrain


Por Nahuel Romanho *

casa de calle Urdinarrain

Cuentan los del barrio de Reconquista que el “Bati” o “Batigol” (así se lo conoce popularmente: jugador de fútbol que hizo deleitar por sus goles y su capacidad de estar en el  momento justo para convertir, ni hablar de su derechazo de  fuerza descomunal como  las piñas de Mohamed  Alí), nunca se dejó dominar por la adversidad. Lo consideraban demasiado torpe para el fútbol, con su metro ochenta y tanto le decían “dedicate al básquet”.

Se sorprendieron cuando se fue a Newell`s  ¿Quién lo vió jugar? no se sabe muy bien pero Marcelo Bielsa (quizás en algún momento me refiera al MAESTRO)  se lo recomendó al Piojo Yudica: “Es explosivo, tiene enormes condiciones”. Jugó 655 partidos y convirtió 355 goles, eso dicen las estadísticas que  nunca se sabe para que sirven pero ahí están, jugó en diversos equipos de Argentina, luego se fue a Italia, jugó en la liga de Qatar y reciéntemente es Secretario Técnico de Colón de Santa Fé, pese a los dolores en las rodillas que no lo dejan caminar bien o estar mucho de pie, el sigue, adelante.

Como se sabe nació en Reconquista y como su apellido lo indica desciende de italianos.

Otro reconquístense, mas bien bajo  (¿llegará al metro setenta?, poco importa),  un día también empujado por el calor y la humedad solamente amortiguado por la sombra de los lapachos, y otro poco por los sueños  atrapados en algún  vagón del tren que partía o  en algún barco que salía de  la costa del puerto de Reconquista, salió en busca de un destino no muy definido pero que seguro  no estaba en ésa ciudad, “EL BARRIO” dirán sus amigos de infancia.

Una de las ciudades en las que recaló era el doble de grande que lo vio nacer, no se amedrentó, estudió con las ganas y el esfuerzo de un derechazo de su coterráneo, empezó a militar en la universidad y en su casa alquilada con otros compañeros en calle Urdinarrain, imprimió volantes y afiches con la vieja técnica de serigrafía (había que ganar el centro de estudiantes), poco discutidor pero de una convicción inquebrantable, siempre distante a la hora del trabajo militante o el estudio, jodón al momento de comer un asado y tomar un vinito. Siempre transmitió una personalidad  mezcla de Holandés Errante y Monje Benedictino (quien quiera saber del Holandés Errante tendrá que leer algún libro, escuchar algo de música o mirar una película de referencia).

Ganó el centro de estudiantes, se recibió, trabajó incansablemente en los objetivos que se propuso, se aisló y  amargó como cualquier otro cuando perdió peleas, se levantó, combatió y ganó, tal cual  hacemos todos diariamente.

Hoy se habrá levantado temprano, como siempre, se habrá mirado al espejo, acomodado el cabello, habrá escuchado un poco de música (folclore seguramente), quizás se le hayan cruzado en algún momento por la cabeza el derechazo imbatible del “BATIGOL” y la piña exacta como latigazo del musulmán Alí.

Y  el espejo…  ése… el  del baño, le devolvió una sonrisa al revés pero que ésta vez es al derecho.

Ah! me olvidaba. El coterráneo de Batistuta asume hoy formalmente como Ministro de la Provincia de Entre Ríos, y otro pequeño detalle: no es descendiente de italianos tiene sangre indígena; vaya la diferencia.

* Colaboración especial para DiarioConcordia.com.ar

(Visited 38 times, 6 visits today)
Más información sobre:
#Pedro Baez