Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Cambios en los hogares y la constitución familiar en Entre Ríos


Informe especial. Por Gustavo Peretti *

El presente artículo intenta dar cuenta, a partir de los datos proporcionados por el último censo nacional de población, hogares y viviendas del año 2010, de los cambios suscitados en las formas de constitución y características de los hogares argentinos en general y entrerrianos en particular.

Cambios en los hogares argentinos y entrerrianos

familias

La familia argentina se encuentra transitando desde los años 70 el recorrido que realizaron otras sociedades de mayor desarrollo como la Europea y la de Estados Unidos. A pesar de estos cambios el hogar nuclear, concebido este como el que está constituido por la pareja con o sin hijos, sigue apareciendo como la forma de co-residencia familiar más generalizada. Cabe aclarar que se entiende por hogar a toda persona o grupo de personas con o sin relaciones de parentesco que comparten una vivienda y se asocian para proveer en común sus necesidades vitales.

Los cambios en la constitución de los hogares como así también las nuevas formas de vivir en familia, deben ser analizados a la luz de: a) los cambios económicos; b) las nuevas tendencias demográficas, como ser el aumento en la esperanza de vida, de la feminización y el descenso en la fecundidad; c) la mayor inserción de la mujer en el mercado de trabajo; d) el aumento de los divorcios.

Resulta interesante analizar los cambios que se dan con el paso del tiempo en la composición de los hogares y en el estado civil y conyugal de las personas, como así también  las  características diferenciales presentes en estos aspectos según  jurisdicciones subnacionales. En este sentido, se seleccionaron tres jurisdicciones con sociedades que responden a patrones e historias demográficas diferentes. La provincia de Entre Ríos, que podría representar a las otras provincias pampeanas,  experimentó un fuerte crecimiento demográfico suscitado a fines del siglo XIX y  principios del XX debido en mayor medida la migración europea. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) con una herencia migratoria similar a Entre Ríos y con un asentamiento de tipo exclusivamente urbano, representaría a los comportamientos familiares de las grandes ciudades pampeanas como ser: Córdoba, Rosario, Mar del Plata, Santa Fe, Bahía Blanca y Paraná. La provincia de Tierra del Fuego se toma como modelo de una provincia, al igual que las demás jurisdicciones provinciales patagónicas,  donde el mayor crecimiento poblacional responde al aporte de las migraciones internas de la segunda mitad del siglo XX. Por otro lado, se elige a la provincia de Salta como prototito de una provincia con escasa incidencia de la migración europea, como sucedió en el resto de noroeste argentino, con patrones culturales tradicionales y conservadores.

En América Latina en general y en Argentina en particular,  se han producido  una serie de transformaciones sociales que repercutieron en una mayor heterogeneidad de las trayectorias individuales de las personas,  como ser: el retraso de los jóvenes en su ingreso a la adultez, la mayor libertad para decidir la unión conyugal o civil, como así también la separación y la manifestación de diversas orientaciones sexuales. Estos cambios se encontraron acompañados, en algunos países como ser la Argentina por adecuación de los marcos normativos, plasmados por ejemplo en la legalización de los divorcios y las uniones civiles de personas de igual género.

Nos encontramos en consecuencia ante un escenario de creciente heterogeneidad en las formas familiares, la cual se debe en parte a la modernización de los vínculos sociales y de creciente autonomía individual. Además, el modelo patriarcal también está en retroceso, plasmado en el incremento de las jefaturas de hogares en mano de mujeres. Para el caso de Entre ríos, en el 2001 algo más de la cuarta parte de los hogares tenían jefatura femenina, ascendiendo dicha participación a casi un tercio solo nueve años después (2010). Estos valores son más elevados en la CABA y menores en Salta

CUADRO 1. Participación (%) de hogares con jefatura femenina

Jurisdicción

2001

2010

Rca. Argentina

27,7

34,1

Entre Ríos

25,6

31,5

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

37,6

42,8

Salta

27,7

22,7

Tierra del Fuego

22,7

31,0

Dicho cambio puede encontrar su explicación los modelos económicos aplicados en la región que devinieron en crisis y en mayor desigualdad e inequidad distribuitiva. El tipo de familia nuclear de pareja con hijos, consagrada socialmente como el modelo normativo no solo culturalmente sino también a través de las políticas estatales, actualmente se manifiesta solo como una de las tantas realidades del vivir en familia y representa quizá sólo un lapso dentro de trayectorias más extendidas por el que transitan las personas a través de la vida.

Uno de los cambios más notorios se da por la creciente preferencia por parte de las parejas de convivir consensualmente en lugar de casarse legalmente. Hoy en día, la unión consensual constituye la modalidad más frecuente de formación familiar y si bien ha permeado en los distintos sectores sociales, persisten importantes diferencias entre quienes son más proclives a convivir sin papeles en contraposición a quienes optan por casarse legalmente. De hecho la evidencia muestra que las uniones consensuales son más  frecuentes en la población de niveles socioeconómicos bajos, con escasa educación formal.

A la par de los cambios señalados también está teniendo lugar un incremento en la inestabilidad de las uniones conyugales. Si a ello se pudiera incluir las tasas de disolución de las uniones consensuales que nunca fueron legalizadas, los niveles de ruptura a duraciones cortas serían significativamente mayores. Muchos autores concuerdan en que las uniones consensuales son más frágiles que los matrimonios, y que se separan con mayor frecuencia.

En cuanto a la constitución de los hogares, el hogar nuclear completo de pareja sola o con hijos continua siendo, aunque en retroceso, la forma numéricamente más importante de constitución familiar representando algo más de la tercera parte de los hogares argentinos en general y entrerrianos en particular. Estos porcentajes disminuyen notablemente en la CABA. De todas formas hay que tener en cuenta que los datos censales no permiten visibilizar algunas situaciones como ser las “familias ensambladas” que quedan ocultas tras la aparente modalidad  de “hogar nuclear completo”, es decir, hogares constituidos por parejas donde ambos cónyuges son “reincidentes” o también uniones en las que sólo lo es el varón o la mujer. Los hijos pueden ser de uniones anteriores o de la nueva pareja, e incluso combinar ambas situaciones denominadas popularmente: “los hijos   míos, los tuyos y los nuestros”. El segundo tipo de hogar más numeroso en argentina es el “extendido”, ocupando dicho lugar en Entre Ríos los hogares “unipersonales”, siendo éstos los principales en la CABA, quedando relegado en la cuarta ubicación en Salta.

CUADRO 2. Tipos de hogares según jurisdicciones.

TIPO DE HOGARES (%)

Unipersonal

Nuclear completo de pareja sola

(*)

Nuclear Completo de pareja e hijos

Nuclear Incompleto (**)

Extendido

(***)

Compuesto

(****)

Rca. Argentina

17,7

13,3

36,8

11,7

18,0

1,3

Entre Ríos

17,2

13,6

39,1

11,5

16,2

1,1

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

30,3

18,7

25,5

10,2

12,2

1,2

Salta

12,9

6,8

36,2

13,6

27,9

1,8

Tierra del Fuego

18,7

12,1

38,5

12,7

15,1

2,2

(*) hogar constituido por un sólo núcleo familiar

(**) hogar constituido por solo uno de la pareja conyugal, varón o mujer, más hijo/s.

(***) hogar integrado por Jefe/a o núcleo familiar más/s pariente/s.

(****) hogar formado por un hogar nuclear o extendido y otras personas no emparentadas con el jefe de hogar. Se considera también como hogar compuesto a las personas que viven juntas sin parentesco entre sí.

En cuanto a la cantidad de personas habitando los hogares, el más numeroso es el que se encuentra integrado por dos personas, representando éstos el 22,6% en Argentina y el 22,5% en Entre Ríos. Cabe destacar que para el año 2010 en la CABA los hogares integrados solo por una y por dos integrantes representan algo más del 60%, donde los “hogares numerosos” -5 y más personas- totalizan solo el 8,3%. Situación contraria manifiesta Salta, donde para estos últimos tipos de hogares los  valores se elevan al 42%, siendo justamente los “unipersonales” y “bipersonales” los menos importantes (CUADRO 3). Estos datos inciden directamente, en la cantidad de personas habitando en “hogares numerosos”. En este sentido, en Argentina el 41,4% de los habitantes residen en hogares de 5 y más integrantes, cifra que se reduce al 42,4% para Entre Ríos y al 21,7% para la CABA. Situación contraria se da en Salta (60%). Tierra del Fuego experimenta valores similares a la media nacional. La comparación de estos datos con los del año 2001, permiten observar que se da una tendencia a que cada vez menos personas habiten hogares numerosos, hecho que estaría evidenciando una mejora habitacional (CUADRO 4).

Focalizando la atención en la cantidad de personas que habitan hogares unipersonales, se puede concluir que existen importantes diferencias regionales, aunque con una tendencia en aumento. Es decir, el “vivir solo” es una modalidad creciente.

CUADRO 3. Participación de los hogares (%) según cantidad de personas.

Cantidad de personas por hogar

1

2

3

4

5 y más

Rca. Argentina

17,7

22,6

19,7

18,3

20,5

Entre Ríos

17,2

22,5

20,4

18,3

21,7

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

30,3

30,4

17,7

13,3

8,3

Salta

12,9

15,5

17,6

18,1

42,0

Tierra del Fuego

18,7

21,6

21,1

19,5

19,1

CUADRO 4. Catindad de personas (%) habitando en hogares numerosos

2001

2010

Rca. Argentina

49,7

41,4

Entre Ríos

50,3

42,4

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

31,7

25,7

Salta

66,5

60,0

Tierra del Fuego

48,0

41,0

CUADRO 5. Cantindad de personas viviendo en hogares unipersonales (%)

Jurisdicción

2001

2010

Rca. Argentina

4,0

5,3

Entre Ríos

3,9

5,0

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

8,9

11,4

Salta

2,5

3,0

Tierra del Fuego

4,0

5,2

Focalizando la atención en la provincia de Entre Ríos que con el paso de los años el mayor incremento se da en la participación de los hogares unipersonales -14,4% en el 2001 y 17,2% en el 2010-. Dos puntos de incremento se produce en los “hogares nucleares compuestos de pareja sola” y un punto y medio en los “hogares nucleares incompleto”. Por otra parte, se produce una caída, en el lapso de nueve años analizados, de cuatro puntos porcentuales de los “hogares nucleares completos de pareja e hijos” y de casi tres puntos de los “hogares extendidos” (CUADRO 6).  Esta situación trajo aparejado que los hogares integrados por 5 o más personas deje de ser en el 2010 el tipo más importante como lo era en el 2001 (25%). Los hogares más importantes son los constituidos en primer orden por dos personas (CUADRO 7). Focalizando en los “hogares incompletos”, ocupan un lugar predominante las mujeres, situación que evidencia que los hijos luego de la disolución de la pareja quedan mayoritariamente con las madres.

CUADRO 6. Evolución de hogares entrerrianos según tipo (%). Año 2001 y 2010.

TIPO DE HOGARES (%)

Unipersonal

Nuclear completo de pareja sola

Nuclear completo de pareja e hijos

Nuclear incompleto

Extendido

Compuesto

2001

14,4

11,6

42,9

9,9

18,8

1,4

2010

17,2

13,6

39,1

11,5

16,2

1,1

CUADRO 7. Evolución de hogares entrerrianos según cantidad de integrantes (%). Años 2001 y 2010.

Cantidad de personas por hogar

1

2

3

4

5 y más

2001

14,4

19,5

18,5

18,8

28,8

2010

17,2

22,5

20,4

18,3

21,7

CUADRO 8. Evolución de los hogares nucleares entrerrianos de solo un integrante de la pareja

2001

2010

Mujer

8,3

9,7

Varón

1,6

1,8

El análisis de la situación civil -los datos suministrados por el último censo no permiten visualizar directamente la situación conyugal por lo cual no se puede dar cuenta cabalmente de las uniones consensuales- permiten observar que para la población entrerriana de 14 años y más, la “situación de casado con pareja” es la más importante (36%) aunque en franco retroceso. Situación contraria se da en los “solteros con pareja”, que incrementan siete puntos porcentuales su participación. Estos datos permitirían afirmar que se dio un incremento de las “uniones de hecho” sin pasar por el registro civil. Un rápido análisis de género, podría denotar que son los varones los que eligen mayormente esta opción y que la viudez es un fenómeno mayoritariamente femenino. Esta situación se explicaría por un comportamiento netamente demográfico dado por la mayor expectativa de vida de las mujeres en comparación con los varones.

CUADRO 9. Evolución de la participación de los entrerrianos de 14 años y más (%) según estado civil. Años 2001 y 2010.

Población total

Varones

Mujeres

2001

2010

2001

2010

2001

2010

Soltero con pareja

11

18

11

18

11

17

Soltero sin pareja

34

33

38

36

31

30

Casado con pareja

42

36

44

37

41

35

Casado sin pareja

1

1

1

1

1

1

Divorciado o separado con pareja

2

2

2

2

1

2

Divorciado o separado sin pareja

3

3

2

2

3

4

Viudo con pareja

1

1

1

1

1

1

Viudo sin pareja

7

6

2

2

11

10

 

* Peretti es Profesor en Geografía, y docente investigador de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) y de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).
Colaboración especial para DiarioConcordia.com

Más información sobre:
#universidad