Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

El Gobierno Nacional investiga si la compañía TBA infló gastos para cobrar más subsidios


Por Alejandro Bercovich

El Gobierno desplegó un operativo de investigación desde distintas reparticiones públicas sobre el grupo Cirigliano. El objetivo: recabar información que respalde un eventual quite de concesión o una reformulación integral –sin ellos– del sistema de transporte metropolitano privatizado. Según pudo saber BAE por fuentes oficiales, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, dejó de ser el único funcionario trabajando sobre las consecuencias del choque que costó la vida a 51 personas el miércoles último.

En los ministerios de Economía y de Planificación, técnicos de distintas áreas escrutan los datos sueltos y los pocos balances completos de TBA que obran en manos del Estado. Buscan establecer especialmente si el holding de los hermanos Mario y Claudio Cirigliano desvió subsidios a través de empresas tercerizadas que le presten servicios y a la vez le pertenezcan.

La Comisión Nacional de Valores (CNV), por su parte, reclamó el viernes al mediodía a bancos y fondos de inversión que informen sus operaciones con Favicor S.A., la agencia financiera del holding Cirigliano que salió a la luz luego de la investigación que publicó BAE entre el jueves y el viernes. Allí constaba que en sólo dos años, los operadores del Sarmiento cobraron unos 33 millones de dólares en subsidios y adquirieron a la vez cerca de nueve millones de dólares en el mercado de cambios.

Según las fuentes consultadas, lo menos transparente de las cuentas de los dueños del grupo Plaza es su relación con proveedores tercerizados. Mediante esas contrataciones, sospechadas de sobrefacturación, los empresarios habrían desviado dinero de los subsidios públicos que reciben por mantener operativos los servicios. Sólo en enero, por el Mitre y el Sarmiento, los Cirigliano embolsaron subvenciones por $ 76 millones.

Los funcionarios saben que parte de los ilícitos que puedan descubrir podrían demostrar también la eventual falla de los organismos de control oficiales. Por eso matienen en secreto la investigación, que se centra en pagos efectuados por TBA a tercerizadas de limpieza, de seguridad y de seguros. En este último rubro, los dueños de TBA son viejos conocidos: crearon mediante una fusión y luego fundieron la compañía LUA, que cesó sus actividades en 2003.

Uno de los ejemplos de sobrefacturación estaría en la contratación del seguro obligatorio de responsabilidad civil. En los contratos, figura como aseguradora la empresa Liderar por un monto de dos millones de pesos y una franquicia de $1,8 millón. En la práctica, el grupo Cirigliano se autoaseguraba siendo marginal la cobertura de la empresa contratada.

La aseguradora Liderar confirmó la existencia de la poliza al sitio BuenaFuente.com. La sospecha es que la aseguradora también es controlada por el Grupo Cirigliano.

Según TBA, desde fines del año 2000 hasta la fecha el costo del seguro registró un aumento de 328% y representan 4% del costo operativo. En seguridad y limpieza, la empresa informa en su página de internet que representan 3% del costo operativo.

Los negocios de los Cirigliano se diversificaron a tal punto en los últimos años que constituyen una verdadera maraña corporativa. Allí aparece TATSA proveyendo carrocerías a las líneas del grupo Plaza pero también a sus competidoras. O EMFERSA montando los vagones que utiliza la UGOFE en el San Martín y también TBA en el Sarmiento.

La CNV, según dos operadores de la City consultados por este diario, requirió el viernes a bancos privados y administradores de fondos que precisen si habían operado en algún momento con Favicor S.A. “Avisen si tuvieron retiros, integración de capital o suscripción de nuevos activos”, les requirieron.

El viernes debería regir el aumento sin SUBE

La crisis desatada a raíz del choque de Once volvió a poner en suspenso el aumento de los boletos para los usuarios de trenes y colectivos que no cuenten con la tarjeta SUBE. Aunque el plazo oficial aún no fue modificado y el Gobierno debería informar pasado mañana a cuánto subirán las tarifas sin subsidios desde este mismo viernes, fuentes oficiales revelaron que se estudia una nueva prórroga para que la suba no se produzca tan pocos días después del siniestro.

Originalmente, las tarifas sin subsidio iban a empezar a cobrarse el pasado 10 de febrero. El plazo había sido fijado mediante un spot televisivo que se empezó a emitir el 22 de enero. Pero justo antes de que venciera el plazo, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, anunció que habría más tiempo para hacerse de la SUBE. Más adelante, los incrementos serán diferenciados, incluso entre quienes tengan la SUBE.

Las filas para obtener la SUBE, que también dejará de ser gratuita este viernes, fueron reduciéndose con el correr de la semana pasada. En Transporte aseguraban antes de la catástrofe del miércoles que eso se debía a que el grueso de los usuarios ya había obtenido su plástico, el que también podía gestionarse por internet.

Fuente: diariobae.com

Más información sobre:
#Cirigliano- #TBA- #trenes