Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

El gobierno provincial estimula el respeto y los derechos de la mujer, su bebé y la familia


Hasta el 22 de mayo, la semana mundial del parto respetado refuerza y genera conciencia sobre los derechos de las embarazadas y sus niños por nacer. Entre Ríos trabaja en la regionalización sanitaria a fin de brindar un cuidado perinatal de calidad en las once maternidades públicas.

lactancia materna

La semana mundial del parto respetado, del 16 al 22 de mayo, hace énfasis en el respeto a los derechos de las familias en el momento del nacimiento. Esto implica facilitar un espacio donde mamá, bebé y familia sean protagonistas y el nacimiento se desarrolle con la mayor naturalidad.

“Desde la Dirección Materno Infanto Juvenil del Ministerio de Salud estamos trabajando en la regionalización sanitaria, específicamente con lo que tiene que ver con brindar cuidado perinatal de calidad, siempre buscando mejorar las prácticas de los equipos de salud de cada hospital donde ocurren los nacimientos”, indicó la licenciada en Obstetricia Carina Romero, parte del equipo técnico del área mencionada.

Romero explicó que actualmente en la provincia hay once maternidades, en el sector público, que cumplen con las condiciones obstétricas y neonatales esenciales para que los nacimientos que ocurran sean seguros tanto para la madre como para el niño. En estos efectores acontece “el 90 por ciento de los partos públicos en Entre Ríos”.

Cabe destacar que si bien “el parto respetado se hace todos los días del año, la semana mundial permite reflexionar en torno a las prácticas de los equipos de salud que, al momento del nacimiento, se basan en el respeto por los derechos de la familia”.

La obstétrica resaltó que desde la Dirección Materno Infanto Juvenil de la cartera sanitaria se trabaja en implementar prácticas más seguras para proporcionar a las familias un lugar primordial donde puedan tener toda la información acerca del parto respetado, la lactancia materna, el cuidado del embarazo y la crianza.
Teniendo el derecho a la salud como propósito, se garantiza la atención médica oportuna y el tratamiento adecuado. Asimismo los profesionales de la salud, “desde el respeto por el cuerpo y la intimidad de la familia, informan sin discriminación”.

Atención primaria, siempre

Romero precisó que “el rol del equipo de salud durante el embarazo, el nacimiento y la crianza de los niños es importante para mejorar la calidad de vida” del grupo familiar.

El trabajo de transmitir hábitos saludables de manera integral es primordial y parte vital de la atención primaria. Esta se inicia al momento de comunicar la importancia de la detección precoz del embarazo, preferentemente antes de la semana 13, entre otras indicaciones. A saber: alimentación segura; lavado frecuente de manos; ambientes libres de humo de tabaco, entre otras.

Romero reflexionó: “Es importante que la mujer esté acompañada por quien elige en el momento del parto, mientras las condiciones del bebé lo permitan lo ideal es el alojamiento conjunto y también es necesario que al embarazo lo cuidemos entre todos: el sistema de salud, la familia y la comunidad”.

Una ley nacional y el derecho a un nacimiento cuidado y seguro

El 17 de septiembre de 2004 en Argentina se promulgó la Ley Nº 25.929 de Parto Humanizado. El texto legal promueve que se respete a la familia en sus particularidades –raza, religión, nacionalidad– y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas.

Gozar del derecho a la salud no sólo significa recibir atención médica oportuna y tratamientos adecuados. También implica brindar atención y cuidados sin discriminación de ningún tipo, información en lenguaje sencillo y claro, un trato cordial y respeto por el cuerpo y la intimidad.

La madre tiene derecho:

• A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente en las decisiones acerca de las distintas alternativas, si es que existen.
• A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
• A un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
• A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
• A elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.
• A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
• A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.
• A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.
• A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.
Toda persona recién nacida tiene derecho:
• A ser tratada en forma respetuosa y digna.
• A su inequívoca identificación.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.
• A la internación conjunta con su madre en sala.
• A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

Más información sobre:
#provinciales