Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

“El peso de la deuda”


Por Roberto Domingo 

Griesa

“Una solución para Argentina, un ejemplo para el mundo”.

Bajo este rimbombante título, el Sr. Ministro de Gobierno y Justicia de la provincia de Entre Ríos, denomina a la promulgación de la Ley de Pago Soberano de Deuda que el oficialismo logró instaurar debido a su mayoría absoluta en ambas cámaras. Esta ley, hay que decirlo, lejos está de darle una solución al tema de la deuda Argentina en su conjunto. Tampoco al problema específico de los denominados fondos buitres.

Un análisis objetivo de la sentencia del juez Griesa nos hace discrepar con el Sr. Ministro en sus afirmaciones: en efecto, el fallo no es ni polémico ni arbitrario. Es un fallo que, dada la jurisdicción y las características del pleito, era totalmente previsible y prevenible. ALLI SE FALLA EN FAVOR DE LOS ACREEDORES, EN ESTE CASO LOS FONDOS BUITRES. Tampoco coincidimos en la hipótesis de la compra de jueces y fallos. Años de pasividad e inmovilidad por parte de nuestras autoridades económicas hizo que los plazos se acortaran y, luego de la sentencia, se tuviera que negociar en una posición de mayor debilidad.

Otro punto muy importante a tener en cuenta es que el oficialismo no “se hizo cargo de una deuda creada por gobiernos anteriores”. Llegar al poder, en este caso a la primera magistratura, implica aceptar las contingencias buenas y malas de la coyuntura. Entre las malas, la pesada deuda Argentina. Esa es la verdad de la situación en que llegó al poder Néstor Kirchner. Pero también llegó a la casa rosada con superávits gemelos, tipo de cambio alto, alto precio de los commodities, un 54% menos de agentes en planta pública y las ventajas de la violenta pesificación asimétrica.

Quien ha estudiado y analizado la insolvencia, sabe que para pagar, más allá de los aspectos formales de la cancelación de una deuda (el cómo y el cuándo), hace falta capacidad de pago. Y Argentina, lamentablemente, no ha recuperado esa capacidad, por lo que no le queda otro camino que pactar y re-pactar con sus acreedores. Entonces, sin capacidad de pago, a pesar de cumplir con los vencimientos que se van devengando, no modifica sustancialmente nuestra posición una ley como la promulgada recientemente.

Estados Unidos de Norteamérica sigue siendo la primera potencia mundial. Hacia fines del siglo XIX se constituyó, por diferentes motivos, en el mayor deudor del mundo y, a pesar de esto, logró desarrollarse y consiguió ser la potencia económica más importante. Su poderío es incuestionable.

El punto es que cuando el endeudamiento se hace para obtener recursos destinados a multiplicar las fuerzas productivas es un endeudamiento positivo (caso de EEUU). No es el ejemplo argentino, ya que salvo casos puntuales, nos endeudamos o para soportar los déficits de un sector público improductivo, con empresas estatales que pierden millones de pesos por día, o para  financiar un sistema financiero especulativo (bicicleta financiera 1976-1983) o para  apuntalar un sistema monetario que ya había dado claras señales de haber llegado a su fin como la convertibilidad (canje y mega–canje 1991-2001).

En definitiva, una vez más, el populismo pretende mediante una ley solucionar problemas concretos y modificar la realidad.

El problema de la deuda para el desarrollismo es un tema de capacidad de pago, más allá de detalles, jurisdicciones y fallos parciales. Esa capacidad de pago se logra mediante el camino del desarrollo económico, que es muy diferente al “crecimiento” planteado por esta administración.

Esta ley, no despeja ningún horizonte, ni de corto ni de largo plazo. La deuda, sin entrar a analizar su legitimidad, sigue siendo un grave obstáculo para la Argentina, con o sin ley de pago soberano.

Concluimos: solo el camino del desarrollo económico, que es lo mismo que modificar la estructura económica  del país, puede hacer cambiar la situación de la deuda, porque hará que tengamos capacidad de pago. Esto no lo hace una ley, lo hace una estrategia de corto, mediano y largo plazo de desarrollo.

Roberto Domingo
Contador Público Nacional
Movimiento de Integración y Desarrollo (MID)
Paraná, Entre Ríos

Más información sobre:
#fondos buitres- #MID- #nacionales- #opinion