Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

El Tribunal Federal Oral se constituyó en Concordia por la causa Harguindeguy


En horas del mediodía de este jueves se constituyó el Tribunal Oral Federal de Paraná en la ciudad de Concordia, para realizar la inspección y reconocimiento ocular del Regimiento y de la Jefatura Departamental -lugares utilizados como centros de detención clandestina-, y luego tomar la declaración testimonial a los testigos el Padre Andrés Servin y el ex-policía Alfredo Hermosid.

El Tribunal Oral Federal se constituyó en Concordia

De esta forma concluye la etapa de la Área Concordia en la causa “Harguindeguy y otros”, donde el principal imputado es el teniente coronel Miguel Naldo Dasso (entonces Jefe del Regimiento n°6 Blandengues de Concordia), y en la que se investiga la desaparición de Sixto Zalazar, Julio Solaga y Emilio Papetti, y la privación ilegítima de la libertad de Félix Roman y Juan José Durantini.

A las 12 del mediodía, los integrantes del Tribunal Oral Federal (TOF), junto a los abogados querellantes, representantes de la Justicia y del Programa Nacional de Protección de Testigos, y el abogado por la defensa (Dasso no se hizo presente, pero no tiene obligación de asistencia), ingresaron al Regimiento, luego de que los militares realizaran un exhaustivo control de identificación de los presentes. Los testigos (ex-detenidos) fueron acompañados por el Delegado de Derechos Humanos prof. Rubén Bonelli y el vocal de Cafesg Ángel Giano, y familiares de detenidos-desaparecidos y de organizaciones de derechos humanos.

Dentro del Regimiento, luego de que Estela Solaga reconociera el despacho de Dasso donde fuera atentida por el Jefe del Regimiento cuando ella buscaba información sobre su hermano, se recorrieron distintos edificios e instalaciones en la búsqueda del lugar donde estuvo detenido Félix Román, una de las barracas, edificio hoy convertido en salón de usos múltiples. Posteriormente, la comisión se trasladó a la cancha de polo del Ejército, en la zona del Donovan, donde se buscó la cabaña donde estuvieron detenidos y fueron torturados otros presos políticos, para su inspección ocular.

Reconocimiento en la cancha de polo

Con posterioridad, el Tribunal Oral se trasladó a la Jefatura Departamental de Concordia, donde se realizó la inspección de lo que fueron las celdas de detención de los incomunicados. Vale señalar que tanto en uno como en otro caso, en el Regimiento como en la Policía, con el paso del tiempo se han realizado distintas reformas edilicias y modificaciones que en algunos casos, no ayudan a una rápida ubicación de los espacios.

Pasados algunos minutos de las 15 hs, en el Salón de Actos de la Municipalidad de Concordia, el Tribunal Oral Federal realizó las testimoniales del Padre Andrés Servín y del ex-policía Alfredo Hermosid. En el caso de Hermosid, retirado de la fuerza, su testimonio está vinculado a que estuvo trabajando como mozo en las instalaciones de la central policial durante el período que allí estuvo detenido Sixto Zalazar.

Testimonio del padre Andres Servin

En el caso de Servín, su testimonio se refirió a la relación que tenía con Jorge Emilio Papetti, quien al momento de su desaparición estaba terminando de realizar la conscripción pero antes de realizar el servicio militar fuera un activo militante solidario de las obras del Padre Servin. El relato del sacerdote comenzó narrando los hechos ocurrridos el propio 24 de marzo de 1976, cuando a las cuatro de la mañana lo despertaron para avisarle que habían allanado una casa del barrio y detenido a un dirigente gremial que trabajaba en la construcción de la represa de Salto Grande.

Servín contó cómo él, desde fechas anteriores al golpe de Estado cívico-militar, ya sufría persecución y amenazas por la Triple A, y cómo tras el golpe Monseñor Ricardo Rosch recibía permanentemente pedidos de ayuda de personas cuyos familiares eran detenidos. Así narró como ambos se dedicaron a ayudar a los familiares, hasta que Monseñor Rosch cayó enfermo lo que lo alejó de la actividad hasta su muerte en diciembre del ’76.

“No teníamos entonces la idea, la concepción, de que alguien podía esfumarse, desaparecer”, dijo Servín calificándolo como algo inconcebible por entonces, enfatizando en que nadie en aquellos primeros años podía creer lo que luego con la llegada de la democracia todos supieron. “Era algo que evidentemente estaba preparado desde antes”, señaló el párroco.

Con posterioridad a estos actos oficiales, la abogada querellante, María Inés Caccioppoli, realizará una charla pública en la sede del Partido Justicialista de Concordia, Güemes 317, a las 19.30 hs, donde expondrá sobre el desarrollo del juicio en esta estapa.

Más información sobre:
#derechos humanos- #Justicia