Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

En sólo dos años, el operador del Sarmiento compró u$s9 M y cobró subsidios por $147 M


Por Alejandro Bercovich

La financiera Favicor, del grupo Cirigliano, compró al menos nueve millones de dólares en los años 2008 y 2009, lapso durante el cual el holding embolsó subsidios por 147 millones de pesos sólo para mantener las operaciones de los ramales Mitre y Sarmiento del ferrocarril. Además, la firma que oficia de agente financiero de TBA realizó colocaciones a plazo en al menos dos bancos privados, por las cuales percibió intereses que pasaron a engrosar sus ganancias.

Los administradores del ramal donde anteayer murieron 50 personas en el choque de la estación Once lograron poner en marcha una verdadera “bicicleta financiera” en simultáneo al cobro de subsidios millonarios. Y según consta en los balances de Metrovías, la práctica no es monopolio de los Cirigliano: la firma que administra el subte porteño, del grupo Roggio, anotó ganancias por $52,4 millones en los últimos tres años en concepto de “intereses ganados”.

Tal como informó ayer en exclusiva BAE, los Cirigliano no sólo compraron divisas en los últimos años sino que además efectuaron colocaciones en instrumentos financieros como plazos fijos y fondos comunes de inversión (FCI), que les redituaron intereses mientras se postergaban las inversiones imprescindibles para el funcionamiento normal de los trenes. Así lo confirmaron a este diario dos fuentes del sistema financiero, bajo estricta condición de anonimato.

Esas colocaciones, según las fuentes, redundaron para Favicor en una rentabilidad de entre el 14% y el 18% anual durante el lapso en que estuvieron invertidas en los bancos. La mecánica era la siguiente: el grupo controlante de TBA cobraba subsidios para varios meses, los depositaba a plazo en las entidades y luego retiraba gradualmente las porciones necesarias para afrontar los gastos operativos que el Estado ayudaba a financiar. Aunque la operatoria no es ilegal, sí permitió a los Cirigliano incrementar sus ganancias a costa del fisco.

La compra de dólares, en tanto, consta en los archivos del Banco Central que se hicieron públicos hace dos años. Allí figura Favicor con compras por el equivalente a 8,7 millones de pesos en 2008 y otros 22,9 millones en 2009. Al tipo de cambio de aquellos años, los montos equivalen a u$s 2,8 millones y u$s 6,2 millones respectivamente.

Las fuentes consultadas de la City aseguran que la adquisición de divisas por parte de Favicor continuó durante el año 2010 y se disparó en 2011, cuando la mayoría de las empresas especuló con un alza de la divisa tras las elecciones. Los datos, sin embargo, no son públicos. Sólo obran en poder de las autoridades del Banco Central.

Las compras de dólares, si se hicieron respetando el límite de dos millones mensuales, tampoco son ilegales. Pero habiéndose dado en simultáneo con el cobro de subsidios por $147 millones, les cabe el mismo reproche que a las compañías que adquirieron divisas tras haber pedido créditos a tasas subsidiadas por el Estado.

La práctica también es habitual en otras concesiones del transporte metropolitano. Según un informe que elaboró el legislador porteño Rafael Gentili sobre los últimos tres balances de Metrovías, la firma del grupo Roggio registró ganancias por “intereses ganados” por $16 millones en 2009, 25 millones en 2010 y 11,2 millones en 2011. Todos fueron pagados por CLISA, una empresa que cotiza en Bolsa y que controla el 97% de las acciones de del Benito Roggio Transporte S.A. A su vez, Benito Roggio Transporte S.A posee el 90.66% de las acciones de Metrovías.

Voceros de Metrovías intentaron desligarse de la operatoria de los Cirigliano. “Pueden ser operaciones intercompañía o intereses ganados por esas operaciones, pero en ningún momento se derivaron al exterior del país fondos de los subsidios ni mucho menos”, se excusaron.

Despouy: “Están dadas las condiciones para la recisión de la concesión”

El titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, aseguró ayer que “están dadas las condiciones para que el Estado pueda proceder a la rescisión de la concesión” de Trenes de Buenos Aires (TBA) sobre el ferrocarril Sarmiento, por considerar que la tragedia de ayer fue “consecuencia directa del incumplimiento de normas básicas”.

Despouy indicó que la AGN realizó en 2008 un informe sobre “las deficiencias que presentaba el servicio” ferroviario en esa línea, y destacó que “la situación era desastrosa”, en especial la condición “en la que se encontraba el sistema de frenos”. El funcionario destacó que, desde entonces, el estado de los trenes de la línea Sarmiento “no ha cambiado demasiado para evitar este tipo de situaciones”.

“Las causales de rescisión están dadas. La prestación del servicio es tan deficiente que entendemos que desde hace tiempo están dadas las condiciones”, afirmó.

El funcionario subrayó que “no hay ninguna duda de que el Estado tiene una responsabilidad mayúscula en lo que concierne a la concesión de un servicio público” y recalcó que “en el 2008, gestión (del ex secretario de Transporte Ricardo) Jaime, la situación era desastrosa. Seguramente no ha cambiado demasiado para evitar este tipo de situaciones. Hay un detalle muy claro de la situación pésima en la que se encuentra el sistema de frenos”, ilustró Despouy.

Los Cirigliano son dueños de transporte en el país y el exterior

El Grupo Cirigliano, dueño de la firma Trenes de Buenos Aires (TBA) que gestiona el ramal Sarmiento, quedó en el ojo de la tormenta tras el accidente del miércoles y su continuidad en el servicio pende de un hilo: el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, anticiparon ayer que el Gobierno evaluará si le quita o no la concesión una vez que la Justicia determine culpabilidades.

Pero la familia de empresarios posee también otras líneas de transporte de pasajeros. En menos de 20 años, el holding adquirió firmas que controlan líneas de colectivos, de trenes, ventas de pasajes aéreos, seguros y hasta servicios de tecnología informática.

En colectivos urbanos, maneja 40 líneas que se distribuyen entre la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, y La Pampa. Además, cuenta con el servicio de 22 líneas de media y larga distancia, que se dividen entre El Rápido Argentino, Plusultra, Mercobus, Dumascat y Plaza. Todo esto dentro del Grupo Plaza.

A principios de los noventa, sólo poseían dos líneas de colectivos: el 60 y el 61. En estos años, sumaron el manejo del 36, 104, 114, 124,133, 136, 140, 141, 143, 153, 174, 253, 317, 321, 322, 503 y del 635.

Además, de ser dueños de este grupo, los Cirigliano son los accionistas mayoritarios de Consorcio Metropolitano de Transporte (Cometrans), que ganó la concesión de TBA durante la presidencia de Carlos Menem.
Esta empresa tiene el 77% de las acciones de TBA y de Metrovías, los subtes de la Ciudad de Buenos Aires que domina el Grupo Roggio, posee el 38 por ciento. También, participa en compañías de seguros y en Tatsa S.A, que se dedica a la fabricación de carrocerías de buses.

En el sistema ferroviario, se suma al Sarmiento el control de la ex línea Mitre, por medio de TBA el taller de equipos para ferrocarriles Emfer S.A., que aporta material rodante y que se encargó de la producción del tren de doble piso del ramal Sarmiento, presentado el 10 de marzo del año pasado por la presidenta Cristina Fernández junto a Claudio Cirigliano. Además de TBA y Emfer, cuenta con el 33% de las acciones de la Unidad de Gestión Operativa de Emergencia (UGOFE).

También, Cometrans opera internacionalmente: tiene el 40% de la participación de Opportrans, el moderno subte que circula por Río de Janeiro, Brasil. El MetroRio es propiedad del Grupo Invepar desde 2009.

Otras actividades que manejan los Cirigliano por medio del Grupo Plaza son las de viajes y turismo, en nombre de Pasajes Express, y publicidad callejera, a través de la firma Transmedios.

El Gobierno adelantó que podría sacarle la concesión de TBA, aunque ese sello es solo una pata del amplio holding empresario.

Fuente: diariobae.com

Más información sobre:
#Cirigliano- #Once- #TBA- #trenes