Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Este viernes, “La Puerta Secreta” cierra con singular éxito su segunda temporada


(Por Juan Pablo Portugau)

La Puerta Secreta

Este viernes será la última función de la segunda temporada de “La Puerta Secreta”, obra de teatro dirigida por Patricia Velzi. A lo largo de las dos temporadas (la primera en Pueblo Viejo, la segunda en la Sala del grupo Mente en la Estación de la Cultura) la obra tuvo más de 20 representaciones, sumadas la participación en un encuentro regional de teatro que se realizó en el Auditorium y también en la fiesta provincial del teatro en Paraná. Ese recorrido se nota en los interpretes, en el afianzamiento del texto, de la historia que es contada.

La obra fue escrita por Fabian Nardini y Velzi, y cuenta en tono de comedia el encuentro de dos viejas amigas, dos señoras de alta alcurnia. Toda la acción transcurre durante el ensayo de una coreografía para un baile en el Club Progreso. En la juventud habrían sido bailarinas destacadas, pero el transcurrir de los años se nota.

Tal vez un poco porque los dos personajes femeninos son interpretados por Nardini y Martín Quintana, más el diseño de vestuario y colores, de a ratos la obra parece jugar con algo kitsch, con algo medio almodovariano, con algo medio Parakultural de los ’80, con algo de Jorge Luz en las actuaciones. Pero enseguida el guión es atravesado en los diálogos por lo mejor del costumbrismo argentino, ese que tan bien fue plasmado en -el ejemplo más conocido- “Esperando la carroza”.

Así, jugando un poco con el kitsch, un poco con el costumbrismo, y otro poco con el melodrama, la trama se va desenvolviendo sin que nos demos cuenta. Entre una carcajada y otra, el espectador se irá enterando de algunos secretos ocultos que ambas amigas se guardaban. Secretos que abrirán la puerta secreta a un pasado y a un presente que no quieren ver.

No es un drama, aunque para Justisima y Pura (los personajes principales, ¿Mirtha y Susana?) la revelación de la verdad será un drama grotesco. Es una comedia, donde tanto Quintana como Nardini explotan al máximo su histrionismo (mención aparte para las caras del personaje de Nardini, deberían grabarse y volver a verlas, en pantalla gigante). Es casi un musical. Una comedia casi musical. Una comedia bailada. Una comedia melodramática, un sainete bizarro y kitsch.

Revelar cualquier incidencia de la trama arruina la sorpresa del guión y previene la risa, así que no lo haré. Pero sí vale destacar la profundidad de la crítica y análisis de los comportamientos de la clase media alta, profundidad que se va leyendo entre humoradas, si las carcajadas dan tiempo a procesarlas.

Es, claro, como todo arte, una obra política. Pero sobre todo es una comedia, que se ríe desde el minuto cero, cuando Justisima ingresa a escena y que termina con un despliegue de music hall del subdesarrollo, a la altura de los secretos de Justisima y Pura.

Este viernes 27 de noviembre “La Puerta Secreta” realizará su última función de esta segunda temporada. A las 22 hs en la sala del grupo Mente en la Estación de la Cultura (ex estación central).

Más información sobre:
#arte- #teatro