Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

La primer mujer policía de Latinoamérica en egresar de un curso de guardia urbana en Brasil, es entrerriana


Daiana Albarracín, tiene 23 años, egresó en el 2012 como oficial de la Escuela de Policía de Entre Ríos y participó en las últimas semanas de una capacitación sobre guardia urbana en Río de Janeiro, Brasil. Atravesó momentos muy difíciles por su condición de mujer y egresó dentro de un grupo de 50 hombres. Es la primera mujer de Latinoamérica en obtener este curso.

Daiana Albarracín mujer policia

Daiana egresó de la Escuela de Oficiales de la Policía a los 21 años e integra desde ese momento la Guardia de Infantería Adiestrada (GIA). Este año fue seleccionada para realizar una capacitación de seis semanas en Brasil, dentro de en un grupo de 51 personas, de los cuales 50 eran hombres brasileros, convirtiéndose de este modo en la primer y única mujer en llevar a cabo esta capacitación.

“Felicitamos con alegría a Daiana Albarracín, la primera mujer de la Policía de Entre Ríos en obtener la distinción internacional que se logra a partir de una intensa capacitación en la Policía Militar de Río de Janeiro”, resaltó el ministro de Gobierno, Adán Humberto Bahl, quien la recibió junto al Jefe de Policía, Héctor Massuh.

Además Bahl comentó que “Daiana integra un grupo especial de profesionales capacitados para intervenir en situaciones de alto riesgo, respetados por su elevada formación”.

“Este logro de Daiana es también un logro del proceso de formación de una mejor policía que viene llevando adelante este gobierno. Queremos una policía más capacitada, más profesional; una policía preparada para defender la vida y la democracia. En definitiva, una policía respetada y querida por los entrerrianos” resaltó.

Detalles de la capacitación

Por su parte Daiana Albarracin comentó que “fue un curso de seis semanas de duración, se trató de un trabajo de patrullamiento urbano, todo lo que es desplazamiento, tanto en móvil como a pie. También tuvimos una semana de tiro con distintas armas, desde las reglamentarias hasta fusiles, una semana de rapel, que es descenso y ascenso en altura. Y prácticas en distintos tipos de terrenos y en camionetas 4 x 4. Después de todo este entrenamiento, la última semana fue trabajo en las favelas de Rio de Janeiro”.

“Fue muy complicado porque era la primera vez que este curso es realizado por una mujer, tanto de Brasil como de Argentina. Fuimos 51 alumnos, 50 varones y yo, de los cuales solo 28 nos recibimos y 23 se fueron de baja, no resistieron” expresó.

Además contó que se trató de “un curso muy intenso físicamente. Empezaba a las 5:15 de la mañana y terminaba cuando lo decidían los instructores. Después había trabajo por turnos, a la mañana, siesta, tarde y noche”.

En relación a su condición de mujer, conto que “los instructores estaban constantemente insistiendo para que yo desistiera, deje el curso y me vuelva, ellos no quieren que una mujer se forme y eso fue bastante complicado. Psicológicamente fue un trabajo durísimo y físicamente muy fuerte”.

“Allá el trabajo de la mujer policía es meramente administrativo, en la calle sólo trabajan los hombres, por eso fue tan difícil para mí porque me decían que no lo iba a soportar. Fue un gran desafío pero pude demostrar que las mujeres estamos a la altura de los hombres” afirmó Albarracin.

Luego manifestó que “aprendí muchísimo, fue un curso excelente. Y ahora lo que queda es tratar de aplicar lo aprendido. Si bien la capacitación de la Policía de Entre Ríos es constante, hay cosas nuevas que se trajeron y pueden llegar a mejorar el trabajo en la calle”.

“Comparando Brasil y Argentina, la gran diferencia es que allá la delincuencia es de un 500 por ciento mayor que acá. Allá los delincuentes salen a matar realmente, mueren muchos policías. Dos días antes que yo me viniera a Argentina, falleció un policía y hay enfrentamientos de balas todos los días y a cualquier horario”, puntualizó la oficial.

Su paso por la fuerza de seguridad

“Este es mi segundo año de trabajo en la calle desde que salí de la escuela de oficiales. El año pasado hice un curso de Infantería en la provincia de Jujuy, también en carácter de internado durante 21 días. Duro, fuerte, pero la diferencia fue que éramos todas mujeres así que no sufrí la discriminación que padecí en Brasil”, expresó Albarracin.

La oficial se mostró muy contenta con el desafío que tuvo en Brasil y dijo: “personalmente fue algo único y estoy muy agradecida con el ministro Bahl y el Jefe de la Policía, por la posibilidad tomar esta vacante. Sin su intervención ninguno de nosotros lo podría haber hecho”.

Cabe destacar que la capacitación que recibió Daiana Albarracín se enmarca en un convenio que firmara la Jefatura de Policía con la Policía Militar de Brasil.

Más información sobre:
#Brasil- #latinoamerica- #policia