Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

La Puerta Secreta regresa a Gualeguaychú


Luego de su exitoso paso por Gualeguaychú, en una fría y lluviosa noche de invierno, la obra de teatro “La puerta secreta” vuelve a esa ciudad, en una nueva apuesta de este grupo, que desde Concordia lleva una comedia dramática imperdible.

la puerta secreta gualeguaychu

Para quienes ya la vieron, es una buena oportunidad para reencontrarse con sus protagonistas inolvidables, Justísima y Pura, y revivir junto a ellas esta desopilante historia a carcajadas, en una renovada puesta, donde los cambios producidos en los últimos meses en el país, también tienen su impacto en los personajes.

Y para aquellos que aún no tuvieron la suerte de conocerlas, es una invitación, casi obligatoria, de asistir al encuentro de estas dos amigas y bailarinas de avanzada edad, que luego de muchísimo años deciden volver a la danza, actividad artística de su juventud, a partir de un concurso de baile del Club Progreso.

La cita será un diálogo con sus historias, sus orígenes y emergerán secretos que jamás hubiesen imaginado confesarse.

SÁBADO 5 DE NOVIEMBRE / 21:30 hs
ESPACIO DELTA / ITUZAINGÓ 1096
CONTACTO: espaciodelta@gmail.com
Esta función cuenta con el apoyo de la Secretaría de Comunicación y Cultura de la Municipalidad de Concordia.
Las entradas anticipadas tienen un costo de $80, en la puerta $100 y para estudiantes del Profesorado de Teatro que acrediten serlo, se otorgará descuento de 2×1.-

La obra es interpretada por Fabián Nardini y Martín Quintana, con la dirección de Patricia Velzi, la asistencia general de Patricia Arrieta, y la producción de Yanina Porchetto.

Dijeron de la obra:
“Creo que LPS, con una calidad inesperada y gratificante para el teatro concordiense, habla de la ficción (en tanto opuesto a “lo real”) como remedio. En sí misma (y quizás como otra función del teatro) la obra nos abstrae por un momento del absurdo cotidiano y nos introduce en el grotesco mundo de estas dos ex-bailarinas que luchan, aún con los imponderables de sus físicos, para mantenerse en aquello que le ha dado sentido a sus vidas. (…) Las actuaciones de Nardini y Quintana son soberbias, absolutamente coherentes desde sus gestos, movimientos y vestuario con las pretensiones de los personajes, lo cual las hace “queribles” más allá de todo el odio de clase que destilan, propio de la rancia clase media alta argentina. (…) Parodia extrema de lo burgués, asomarse a “La puerta secreta” es comprender lo ridículo de ciertos disvalores y para eso se vale de recursos humorísticos que a veces caen en el cliché utilizando los tics de las “estrellas” mediáticas. Pero que en el conjunto dejan ver eso que hace que el teatro funcione. La conjunción de una ajustada utilización del espacio, un por momentos gracioso juego de luces, temas musicales, un texto que sabe transitar sin sobresaltos distintos planos, economía de recursos para decir más de lo que se muestra. Es decir: texto, dirección, actuación y puesta, alineados.” Fernando Belottini – Concordia

“…La puerta secreta, se abre a un mundo un poco inventado, seguramente con algunas verdades ocultas, y es desde el humor negro y la vida cínica de apariencias donde dos grandes actores y bailarines de nuestra ciudad (Concordia) vuelven a subirse a las tablas a dar lección de actuación, Fabián Nardini y Martín Quintana, dejan que Justísima y Pura entren en sus cuerpos para transformarse en esas mujeres que seguramente a ninguno nos gustaría ser.” César Benitez – Buenos Aires

“Almodovariana y en la línea del humor corrosivo de Dani Umpi en su ‘Miss Tacuarembó’, la dramaturgia del propio Nardini y Patricia Velzi (también directora de la puesta) cruza vidas y modos de vivir en el texto de ‘La puerta secreta’, en la que Justísima y Pura -dos amigas desde niñas- comienzan por tratar de sostener sus existencias de escaparate, plenas de ocupaciones baladíes, pero con un interés en la vereda ajena que subyace todo el tiempo hasta el punto de envenenarles la sangre azul que le baña las carnes.” Carlos Rodríguez – Concordia

“No es un drama, aunque para Justisima y Pura (los personajes principales, ¿Mirtha y Susana?) la revelación de la verdad será un drama grotesco. Es una comedia, donde tanto Quintana como Nardini explotan al máximo su histrionismo (mención aparte para las caras del personaje de Nardini, deberían grabarse y volver a verlas, en pantalla gigante). Es casi un musical. Una comedia casi musical. Una comedia bailada. Una comedia melodramática, un sainete bizarro y kitsch.” Juan Pablo Portugau – Concordia

Más información sobre:
#arte- #Gualeguaychu- #teatro