Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

La violencia triunfa sobre la indiferencia y la inoperancia


Por Rubén Bonelli *

homicidio barrio San Juan

Muy triste. Dos niños y una mujer quedaron desamparados. Otra vez más, la violencia triunfa sobre la indiferencia de algunos y la inoperancia de otros en Concordia. Apenas dos horas antes de que el trabajador de la fruta, sin antecedentes policiales, ni judiciales, Pablo Palacios, fuera acribillado a balazos en el barrio San Juan, su hermano, Jorge Palacios y su esposa se entrevistaban conmigo en sede de la Delegación de la Subsecretaría de Derechos Humanos, mostrándome una denuncia en sede policial de la Comisaría Séptima, con fecha 16 de octubre del corriente, de un atentado por parte de un hombre apodado Bonete, de apellido Hidalgo, hermano del que dictaron prisión por homicidio, quién les había propinado un disparo con un arma de fuego. Allí me planteaban, las amenazas y persecuciones de que eran víctimas, a partir de su participación como testigos de la muerte de otro de sus hermanos, Julio Palacios, quien fuera ultimado, también a balazos, el 13 de diciembre del año pasado, cuando estaba sentado en la vereda de su casa, cuyo fiscal de la causa fue el Dr. Aníbal Laffourcade y que según se desprende de la investigación, el asesinato intentó “acallar” el reclamo de Palacios, quien se oponía a que el barrio fuera una zona liberada para el comercio de drogas y el robo de motocicletas. Finalmente, el Tribunal compuesto por los jueces Marcelo Garay, Silvina Gallo y Martín Carbonell, sentenció a Hidalgo a la pena de 14 años y 6 meses de prisión, al encontrarlo “autor material” del hecho.

Mientras escribo; pienso, en dónde está la línea que nos marque qué es lo que se puede dar a conocer o no en las redes sociales? Más aun siendo funcionario, o mejor dicho un militante devenido en funcionario de un area tan sensible? Debo ser responsable? Qué relación hay entre responsabilidad y silencio? Y allí nomás se me viene a la memoria, esas palabras del General de los Pueblo Libres, “Con la verdad, no ofendo, ni temo”. Pues bien, digamos algo.

Tengo muchas más preguntas que certezas, a la hora de analizar estos casos, encuadrados dentro de un contexto de violencia, en donde las diferencias se dirimen a los tiros, sin importar la vida del otro. En donde no existe el diálogo, ni el lenguaje; en donde la droga forma parte de una alquimia, que a esta altura creo, impregna todos los estamentos de nuestra sociedad y todos y cada uno de nosotros tenemos responsabilidad en esta historia, que ayer le toco a Pablo Palacios, pero que le puede pasar a cualquiera de nosotros. Porque ayer hubo suerte de que ningún niño o niña que concurre a la Escuela “Eva Duarte”, haya salido herido.

Lo que si creo tener claro, a modo de autocrítica, es que, si los que estamos en función de gobierno y los que tienen la responsabilidad de conducir los destinos de la sociedad, no tomamos medidas inmediatas, en un futuro no muy lejano, “los narcos”, esa especie de “casta inmunda” que envenena a nuestros jóvenes, causando muerte y dolor, comiencen a disputar la totalidad de poder público, a través de la prebenda y la compra lisa y llanamente de la voluntad de ciertos funcionarios inescrupulosos, que de hecho ya lo hacen, pues las muestras están a la vista, con “zonas liberadas” para la venta de drogas, la protección o la supuesta ignorancia de quienes son los “peces gordos” en nuestra ciudad. Todo ello, no se puede hacer sin la connivencia entre los “dueños” de este negocio ilícito y algunos funcionarios de algunos de los tres poderes del Estado.

Una mujer quedó sin esposo; sin sustento, indefensa ante los avatares de una realidad que le niega derechos. Dos niños quedaron sin padre; que con su trabajo, los alimentaba, les daba abrigo y cariño. Ayer les pasó a ellos. Mañana nos puede pasar a nosotros.

* Delegado Regional de la 
Subsecretaría de Derechos Humanos del Gobierno de Entre Ríos

Más información sobre:
#derechos humanos- #policiales- #Ruben Bonelli