Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Las demandas del 8N y el rol de la oposición


Pedro Fabian MartinezAnálisis – por Pedro Fabián Martínez

Lejos de las motivaciones que tuvieron otras movilizaciones populares, el llamado a golpear cacerolas de este jueves se aleja bastante de las épicas de la historia argentina contemporánea. No hay que bucear tanto, desde el “que se vayan todos” logrado por la decepción que había producido el gobierno de la Alianza por la continuidad de las políticas neoliberales, pasando por la multitudinaria marcha que ocasiono el dolor del asesinato de Axel Blumberg, hasta pasar por la más cercana que pareció consagrar a Julio Cobos como un efímero héroe nacional. Bastante poco de eso se visualiza en el horizonte del 8N. Será una nueva expresión de un sector de la sociedad que le quiere llamar la atención al gobierno y manifestar su malestar, y un gran problema para una oposición que no encuentra el rumbo ni apoyo social.

cacerolazo del 8N

El ya instituido 8N entre tiene como principal fin descargar la bronca, y en algunos casos la ira, de sectores que no concuerdan con el proyecto político y de gobierno que lleva adelante la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y que, como lo expresó durante la última campaña electoral, tiene como lema la profundización del modelo que se inició el 25 de mayo del año 2003.

No a la re-reelección. No a los límites a la compra de dólares. No al adoctrinamiento y a la confrontación y Sí a la libertad de expresión, parecen ser las principales consignas de la convocatoria para este 8 de noviembre que circulan por correo electrónico, y en las redes sociales Facebook y Twitter, los nuevos medios por donde corre veloz la información, de ida y vuelta.

También existen otras motivaciones para aporrear ollas y sartenes el jueves por la noche, como señal de protesta contra el gobierno reelegido democráticamente en elecciones libres y directas, a través del voto popular y por una amplísima mayoría hace aproximadamente 13 meses atrás. Como los reclamos de tan larga data que abarcarían varias gestiones democráticas y que conviven no solo tanto en nuestro país como la región sino que son problemas que se palpan día a día en distintos lugares del mundo: como la falta de seguridad, denuncias contra la corrupción en los distintos sectores de poder y el enojo por la implementación de distintas medidas económicas.

Pero la principal impugnación es hacia una probable medida que no contempla la constitución argentina (el tercer mandato consecutivo) y que pese a las claras expresiones presidenciales en la Universidad de Harvard, la bandera del reclamo sigue en alto. Pícaramente, conocedores del rechazo que produce a los manifestantes la mínima posibilidad de que avance esta idea, los legisladores nacionales del arco opositor protagonizaron un show mediático que dejo mucho que desear y que llevó a un nivel muy bajo la tan pregonada calidad institucional.

El llamado “cepo cambiario” ocupa el segundo lugar en las demandas difundidas. Ciertamente la medida tomada por el gobierno apunta contra la cultura de la dolarización, pero a medida que pasaron los meses se desbarató lo de la imposibilidad de viajar al exterior y menos pagar en pesos con tarjeta de crédito o débito. ¿Qué dirían los cubanos del planteo que han obtenido la autorización a salir del país después de décadas de restricciones? Le sigue en el listado el clamor a favor de la libertad de expresión y el NO a la Confrontación, en un país donde los medios más leídos e influyentes (Clarín y La Nación) son marcadamente opositores. Este último y direccional planteo no puede dejar de sorprender, más cuando la convocatoria utiliza las nuevas y poderosas herramientas que ofrecen las redes sociales; y mas aún cuando la actual presidenta ha superado todo tipo de ranking de descalificativos, agravios e insultos que se hayan realizado a quien detente la envestidura presidencial.

Aquí están, estos son

El nuevo cacerolazo, surgido con fuerza en las redes sociales bajo el estímulo de indignados e independientes ciudadanos, se ha ido diluyendo como tal. El tiempo de la orientación vocacional apolítica, como quizás fue la casta intención de algún sector tan refractario al kirchnerismo gobernante como a la política en general concluyó. Quienes parieron la ruidosa movida del pasado 13 de setiembre, con repercusión en distintas ciudades del país por la lógica amplificación de los medios opositores al gobierno, son hoy actores secundarios de una puesta en escena que intenta perforar -desde las sombras- el blindaje del gobierno.

Así, ya sin disimulo, se pudo ver al multifacético arco de participantes que comenzaron a apropiarse del 13S y motorizaron la previa de lo que se pretende para el 8N: una gran movilización en cada provincia argentina. Conspicuos dirigentes de la Fundación Pensar, usina de reflexión que nutre al PRO de Mauricio Macri; adherentes a la Sociedad Rural, a los que se sumó con entusiasmo el flamante titular de la entidad, el entrerriano Luís Miguel Etchevehere; la nostálgica Cecilia Pando o dirigentes sindicales como Luís Barrionuevo, que nutrirá con sus huestes gastronómicas a la marcha, según anunció con bombos y platillos.

Los anclajes locales de la movida actúan con cierta dispersión pero no con menos disciplina, la rama juvenil y la dirigencia del PRO entrerriano incitaron al cacerolazo sin mucha exposición hasta que llegó la bajada de línea de Mauricio Macri, que convocó a llevar una sola consigna “la de la bandera argentina” imitando a las marchas protagonizadas por los levantiscos sectores agro-mediáticos que a fuerza de cortar rutas y desabastecer al pueblo evitaron la movilidad de las retenciones agropecuarias para cuidar sus ganancias y para no fortalecer esa institución llamada Estado.

La raleada movilización del 13S y el miedo al rechazo de los manifestantes pueden ser los motivos que llevaron a que la mayoría de los dirigentes entrerrianos hayan decido no exponerse. Por el lado del radicalismo, dirigentes cercanos al ex intendente Sergio Varisco han tenido cierto protagonismo mediático, al aprovechar el tiempo libre del que parecen disponer y caminar hasta el obelisco y participar allí del golpeteo, no aquí. Se puede entender la actitud: Por estas tierras la proximidad de la interna partidaria “entretiene” a la casi totalidad de la dirigencia del partido de Alem.

Más información sobre:
#8N- #analisis- #cacerolaso- #oposicion