Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

¿Las Malvinas son argentinas?


Por qué las Islas Malvinas son argentinas? Una pregunta sencilla y muchas respuestas. La historia, el derecho y la geografía brindan argumentos más que contundentes que explican por qué el archipiélago del Atlántico Sur forma parte del territorio nacional. INFOnews dialogó con especialistas y representantes de la política para entender un reclamo internacional que lleva más de un siglo.

Los argumentos históricos

El historiador Mario “Pacho” O’Donnell indicó que “cuando se produce la independencia de 1810 las Malvinas estaban ocupadas por España, es decir que cuando se produce la revolución de 1810 las Malvinas pasan, lógicamente, a ser parte de la soberanía independiente argentina”.

“No hay ningún argumento de parte de Inglaterra en relación a sus derechos históricos o geográficos en la Argentina. Lo que aducen es el hecho de que los kelpers prefieren ser británicos porque, de alguna manera, no puede ser de otra manera porque los kelpers son parte del proceso colonialista. Es decir, sus antepasados fueron desembarcados en las Malvinas cuando los argentinos que había ahí fueron expulsados”, explicó O’Donnell.
Y remarcó: “O sea que el principio de autodeterminación es un principio que no corre en este caso, aunque haya sido avalado por un grupo de intelectuales hace un tiempo. Creo que lo hicieron más que nada por error o por ignorancia”.

En el mismo sentido, el senador Daniel Filmus, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara alta, agregó: “Había habitantes argentinos en las islas cuando en 1833 los ingleses las usurparon, expulsaron a los habitantes que estaban dentro y colocaron ciudadanos británicos en su lugar”.

“Nosotros no reconocemos que la prepotencia de las armas, de la fuerza, permita que se perpetúe una situación colonial. Un territorio que fue históricamente heredado del Virreinato, heredado de España por quienes independizaron estas tierras y es un territorio argentino que fue usurpado por prepotencia militar”, remarcó el legislador.
l derecho internacional

Consultado por INFOnews, Agustín Colombo Sierra, doctorado en Derecho Internacional en la Universidad de La Sorbona, explicó: “El derecho internacional establece dos principios que están en contra: uno es el principio de autodeterminación de los pueblos y otro es el principio de integridad territorial. Para unas islas que fueron usurpadas y ocupadas en el siglo XIX y que están a 500 kilómetros del continente americano y a 14 mil kilómetros del Reino Unido me parece que la parte de la integridad territorial tiene su importancia”.

A su vez, puntualizó que “el derecho internacional le reconoce la capacidad de la autodeterminación de los pueblos a los originarios, a los que nacieron en una tierra”. Y detalló: “Inglaterra ocupó las islas en 1833, después pasó bastante tiempo hasta que las ocupó con súbditos británicos de otros lugares, que no eran de Inglaterra, eran particularmente escoceses. Y en estos últimos 150 años esas tierras las han ocupado los llamados kelpers que son los que el ocupante puso para establecerse en las islas, o sea que no son pueblos originarios, ergo no pueden ejercer el derecho de autodeterminación”.

Por su parte, el diputado Carlos Raimundi, integrante de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, agregó que “hay toda una sucesión de reclamos diplomáticos y jurídicos ininterrumpidos desde 1833 y hay resoluciones de Naciones Unidas, tanto de la Asamblea General como del Comité de Descolonización”.

Al respecto, el presidente de la International Law Association, Ricardo Balestra, acordó en la presión ejercida desde la ONU, pero advirtió que las declaraciones del organismo “son simbólicas, no son obligatorias”.

La cuestión geográfica

Colombo Sierra remarcó que entre los dos principios del derecho internacional el “más fuerte” es la posición de la integridad territorial. En ese sentido, señaló: “Prima estando enfrente de la Argentina y ocupando la misma plataforma continental, ese es un punto importante, es la misma tierra”.

“Prima por sobre la autodeterminación de los pueblos y por añadidura la autodeterminación de los pueblos sólo se aplica con los pueblos que han ocupado un territorio tradicionalmente y durante toda la vida”, sostuvo.

En la misma sintonía, O’Donnell afirmó: “Las Malvinas están a 464 kilómetros de la costa argentina, un poco más que de la Capital a Mar del Plata. Mientras que están a 12.730 kilómetros de Gran Bretaña. O sea que, realmente, no hay ningún argumento de parte de Inglaterra en relación a sus derechos históricos o geográficos en la Argentina”.

“No hay forma de reivindicar la soberanía británica en un territorio que se encuentra a 14 mil kilómetros de la metrópoli, eso es un acto puramente colonial”, sentenció el diputado Raimundi.

Las políticas por la soberanía

Con el recuerdo fresco de la guerra, Argentina comenzó hace algunos años una sucesión de políticas para presionar a Inglaterra a que se siente a negociar el futuro de las islas. Respecto de este rumbo, Colombo Sierra manifestó: “Estoy totalmente de acuerdo con las acciones que está tomando Argentina en el año del aniversario treinta del conflicto del Atlántico Sur”.

Y resaltó “el hincapié en los recursos y en la conciencia de los países de América del Sur y de la región”. Además, analizó: “Hoy por hoy, el hecho de que no dejen entrar a los puertos (de los países vecinos) a los buques con la bandera ilegal de Malvinas es un hecho que encuentra su razón de ser y su continuidad desde hace cinco o seis años por la integridad regional a ultranza que fue la política número uno del gobierno de (Néstor) Kirchner primero y de Cristina (Fernández) después”.

Por su parte, el diputado Raimundi sostuvo: “La posición argentina está en mejores condiciones que en otros momentos porque América Latina está creciendo, se está independizando, está teniendo un papel más preponderante en la agenda internacional, mientras que Europa enfrenta una gran crisis y especialmente Gran Bretaña, que ha dejado el sexto lugar como economía mundial a expensas de Brasil”.

“El Gobierno está trazando ejes correctos cuando plantea al mismo tiempo la recuperación de la soberanía en el control de divisas, en el control del comercio exterior, en la orientación del crédito, en la recuperación de autoridad monetaria por parte del Banco Central y la soberanía energética al recuperar áreas petroleras de la empresa dominante. Se construye fortaleza desde distintos ámbitos y con eso se fortalece la capacidad argentina sobre Malvinas. Esto incide también en el respaldo internacional, los países no respaldan porque sí”, concluyó Raimundi.

En contraparte, Balestra, profesor de Derecho Internacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, explicó los peligros de la presión argentina: “En términos comerciales, por tomar un ejemplo cuando la Presidenta anunció la posibilidad de suspender los vuelos, Inglaterra inmediatamente contestó con la posibilidad de consultar a la Unión Europea en su favor, sobre todo cuando se anunciaron medidas contra los bienes británicos que podría tomar la Argentina. Contra la llegada de buques británicos, contra las exportaciones o importaciones de Inglaterra, ahí Inglaterra amenazó con llevar el caso a la Unión Europea, que son muchos países que tienen comercio con la Argentina y que podrían dificultarnos el comercio”.

“Tal como se han radicalizado las posiciones parece ser que estas declaraciones de ambos gobiernos son más para consumo interno de Argentina e Inglaterra que para resolver el conflicto internacional”, sostuvo.

En tanto, Mario O’Donnell estimó: “Yo pienso que la Argentina tiene una posición de fuerza en este momento para sentar a Gran Bretaña a conversar, que es lo que se pretende. En este momento la Argentina tiene una posición de fuerza por la gran solidaridad de los otros países americanos. En este momento la discusión no es de país a país sino de continente americano a Gran Bretaña, como se ha visto ahora con las dificultades que han tenido barcos ingleses en Perú, en Chile”.

 

Fuente: infonews.com