Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

“Movimiento obrero, unión y liberación”


Por Fernando Adrián Zapata

movimiento-obrero-union-libertad

El trabajo, con sus implicancias y sus derivaciones, en tiempos de crisis, nos empuja a varias problemáticas.
La competencia, instalada por el capitalismo, entre los pocos que más tienen y los muchos que muy poco o ya casi nada tienen, desata situaciones de aguda tensión social y política, económica y cultural.

En la actual continuidad de crisis anteriores, y en creciente carestía de la vida popular, la baja de salarios y de garantías sociales, económicas, políticas y culturales castiga al nivel conseguido por los trabajadores tras crudas jornadas, no sólo en jornadas de trabajo y producción sino, por sobre todo, en jornadas de concientización y lucha unificada de la clase trabajadora,en favor de reivindicaciones y avances requeridos y propuestos.

La diferencia de condiciones entre los trabajadores que mejor representados y mejor posicionados política, económica, social y culturalmente están, suele ser evidente, y más aún en relación con los demás trabajadores: los trabajadores precarizados o, peor aún, los trabajadores sin trabajo, expulsados del sistema productivo.
Y más aún, en variadas situaciones, tales diferenciaciones suelen ser mal asimiladas y tomadas como elementos de división y fragmentación entre la misma clase trabajadora, lo cual le sirve al dominio imperante, tan injusto y tan desigual.

El rol de los gremios, sindicatos, cooperativas y demás expresiones y espacios políticos propios de la clase trabajadora debe saber comprender tal tensión y no caer en la trampa mezquina y antisocial de la dominación, trampa que acorrala a los trabajadores y los aleja de cualquier posibilidad de resolución de tales problemáticas.
El lamentable pero preocupante y reiterado conflicto entre las fuerzas productivas de la clase trabajadora aliena y envenena toda posibilidad de solución favorable a los trabajadores mismos.

La violencia destructiva y alienante, en diversas condiciones, ha agudizado elementos nocivos y contrarios a la cultura solidaria, generosa y fraternal de los trabajadores y, por lo tanto,ha alienado y fragmentado más aún los vínculos y relaciones colectivas y personales,cayendo en brutales lacras como el egoísmo y la mezquindad, la apatía y la indiferencia, el racismo y el sexismo,la segregación y la disgregación.

Al recrudecer la crisis originada por el capitalismo sobre el pueblo laborioso, suele desembocar en conflictos entre los mismos trabajadores, llevando incluso condiciones de ataque entre diferentes sectores obreros, campesinos y populares, destruyéndose entre sí, en vez de unirse y enfrentar a la dominación capitalista desgastada, corrompida y decadente.

El movimiento obrero debe estar presente en la búsqueda de nuevos cambios de unión y liberación, pero no puede solo y, por eso mismo, no debe cerrarse en sí mismo, ni aislarse, ni mucho menos aún, replegarse.

Buscar unificar diferentes espacios alternativos y antihegemónicos,además del obvio movimiento obrero, sino también muchos otros diversos grupos de identidad genuinamente progresista, de pluralismo integrador, de activismo social y cultural, de propuestas mancomunadas, equitativas y solidarias, frente a la actual crisis civilizatoria, se nos plantea hoy como una tarea que trasciende lo meramente militante.

Esto significa que, tal tarea unificadora y emancipadora, requiere de una concientización y de una participación activa de todos y de cada uno de nosotros, en cada área de nuestra vida individual y comunitaria, para abrir pasos a la necesaria transformación verdaderamente democratizadora y, en esencia, a la verdadera transformación revolucionaria, en un nivel humanitario y ambiental total.

“Mi humanidad obrera”

Mis horas de trabajo me colmaron
de un ímpetu flamante de experiencias;
palpitan mis adentros proletarios
con cánticos de justas persistencias.

Mis manos siguen,firmes,la jornada,
creando y produciendo plusvalía;
mi mente,en cambio,se alza,concentrada,
por cada anhelo que mi vida ansía.

Y todo el corazón que me sacude,
irriga sus relámpagos de fuego
en todo mi existir por lo que pude
lograr y por lo que lograré luego.

En esta transición estoy forjando
mis días de labores,tan vitales…,
…tan vívidas,de cantos solidarios,
por tiempos de justicias augurales!!!

Fernando Adrián Zapata

Más información sobre:
#movimiento obrero- #opinion