Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Opinión: ¿Populistas o liberales?


Por Roberto Domingo *

populistas o liberales

Es prioritario hacer conocer la gravedad de la crisis, negada por muchos, menospreciada por otros. A modo de síntesis, enumeramos los síntomas más importantes:

DÉFICIT FISCAL: la administración populista lleva años efectuando gastos por encima de los ingresos. En 2014, el déficit alcanzó los 230 mil millones de pesos, un 5,6% del PBI. En 2015, se proyecta en más de 400 mil millones, un 7% del PBI, un nivel que en Argentina siempre derivó en crisis. Las soluciones que le encuentran los asesores de quienes tienen posibilidades presidenciales son aumentar impuestos, conseguir financiamiento o recortar y podar gastos. Así las cosas, todos los caminos conducen a la recesión.

BCRA: la situación del Banco Central, después de la reforma de su carta orgánica con la única intención de financiar los sobregastos gubernamentales, es muy complicada. Se estima que tiene una deuda de más de 670 mil millones de pesos. Ha emitido sin control para financiar gastos corrientes. También el nivel de reservas federales es muy bajo, esta sangría se produjo por usarlas para pagar vencimientos de deuda y liquidarlas según conveniencias de corto plazo.

INFLACIÓN: Argentina tiene hoy la segunda más alta del mundo. En los últimos cinco años ha superado el 230%. Si bien este proceso es típico de los países subdesarrollados, Argentina supera ampliamente el índice de los países de la región. Esto se explica porque a su condición de subdesarrollo debe sumarse una política monetaria y fiscal que alimenta y acelera el proceso.

CEPO CAMBIARIO: desde su puesta en vigencia, que demostró un gran desconocimiento del funcionamiento de la economía argentina por parte del Gobierno, se ha incrementado lo que pretendió subsanar: la fuga de divisas. Todos los indicadores marcan que hubo menor inversión, menos exportaciones, menos importaciones y mayor fuga de capitales. Este cepo es de muy difícil derogación porque la distorsión que ha provocado en el mercado cambiario. Suprimirlo traerá dificultades, por una muy sencilla razón: no hay divisas suficientes para satisfacer su demanda. Existen reservas liquidas para pagar tres meses de importaciones y su nivel sigue en disminución.

Hasta aquí el diagnóstico que pueden brindar cualquier economista que tenga objetividad al leer los datos de la realidad. Falta lo más importante: dirigir la nave hacia el desarrollo. Y, nuevamente en la encrucijada, si el barco lo conducen populistas o liberales no iremos en ese sentido. Los populistas aumentarán el gasto, apelarán a la mentira y la sensiblería conocida durante tantos años, alimentaran el proceso inflacionario y luego buscarán un culpable para nuestros problemas, NO CAMBIARAN LA ESTRUCTURA DEL SUBDESARROLLO.

Los liberales ajustarán, consolidarán el modelo agro-exportador, intentarán disciplina monetaria, tratarán de adormecer la inflación con medidas recesivas, NO CAMBIARAN LA ESTRUCTURA DEL SUBDESARROLLO.

Ambos son las dos caras de la misma moneda, una moneda que todos los días tiene menos valor.

* Roberto Domingo es Contador Público Nacional – Director del Centro de Estudios Nacionales (CEN) – Filial Entre Ríos. 
Referente del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) Entre Ríos

Más información sobre:
#opinion