Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Prestigioso científico argentino calificó de “invalorable” la labor de CAFESG


Hugo Luis Corso es Ingeniero Químico, Investigador del Departamento Materiales Metálicos y Nanoestructurados del Centro Atómico Bariloche, y forma parte de la Comisión Nacional de Energía Atómica. Además, es organizador hace once años de los Cafés Científicos del Centro Atómico Bariloche y el Instituto Balseiro.

Hugo Corso

Estuvo en dos ocasiones en Concordia, disertando por invitación de CAFESG, y a raíz de la situación actual del organismo envió espontáneamente una nota donde expresa, entre otras cosas que “puedo asegurar que es invalorable la tarea de alfabetización científica llevada adelante por CAFESG área de Desarrollo, así como el Museo Interactivo de Ciencias (MIC), que resulta en un beneficio indiscutible para futuros estudiantes de ciencias y tecnología, así como para toda la comunidad de la Región de Salto Grande. Es creciente el convencimiento de que la divulgación científico-tecnológica es indispensable para que toda la sociedad acceda a conocimientos que a priori parecen inaccesibles, pero que son parte importante de la cultura general”.

A continuación el texto completo de la nota enviada por Corso, a la que titula “POR LA CONTINUIDAD DEL MIC – MUSEO INTERACTIVO DE CAFESG, ÁREA DESARROLLO REGIONAL”.

Martes, 19 de septiembre de 2017

En el año 2013 fui invitado por CAFESG y el Museo Interactivo de Ciencias a brindar un taller en el marco de las Jornadas sobre Alfabetización Científica, destinado a jóvenes de la Región de Salto Grande.

Habiéndome dedicado durante décadas al estudio de la interacción del hidrógeno con materiales metálicos, pude brindar una charla para alumnos de Concordia y alrededores, a la que asistieron más de 200 estudiantes y docentes. El tema de la presentación fue El Hidrógeno como portador de energía y combustible no contaminante. Dificultades y posibles soluciones para su almacenamiento.

Esa presentación, tuvo lugar en el Centro Cívico de Concordia, intenté divulgar las características del hidrógeno como medio promisorio para reemplazar a los combustibles tradicionales e integrar un sistema energético limpio. Se pasó revista a las propiedades del hidrógeno como combustible, con énfasis en los métodos actuales utilizados para su almacenamiento, tanto en instalaciones estacionarias como para uso vehicular. Se mostraron las ventajas y desventajas de los distintos métodos de almacenamiento llevados a la práctica en las aplicaciones recientes.

La metodología empleada fue la de una presentación en power-point, poco formal o académica, con una serie de preguntas disparadoras, de modo de facilitar el diálogo y la discusión con los asistentes. También se distribuyeron entre los asistentes copias de una publicación de divulgación, de la serie Hojitas de Conocimiento, que edita la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Es de destacar el interés que despertó esta presentación, tanto en alumnos y estudiantes, como en medios locales de difusión.

Por la tarde, nos dirigimos a la ciudad de Federación, donde pude brindar la misma charla a estudiantes y docentes, con una gran concurrencia en el Club Social y Deportivo de esa ciudad.

Además, tuve la oportunidad de visitar y disfrutar el Museo Interactivo de Ciencias, que me sorprendió por la excelencia de los experimentos montados para despertar la curiosidad y el asombro de los visitantes, además de la increíble disposición del personal a cargo que me mostraron las instalaciones y el orgullo que sentían al mostrar lo que se había construido para ofrecer una muestra de gran calidad.

Al año siguiente, recibí una nueva invitación para disertar sobre el tema, esta vez para profesionales, estudiantes y docentes de ingenierías eléctrica, civil y en alimentos, profesorados de tecnología y profesorados de formación docente. En esta oportunidad la presentación tuvo lugar en la Universidad Tecnológica Nacional el y la temática fue similar a la anterior, pero con un mayor contenido de información técnica, teniendo en cuenta el auditorio al que estaba destinada. La titulé Almacenamiento de Hidrógeno con fines energéticos, y un resumen es el siguiente:
Desde hace algunas décadas, se considera al hidrógeno como un medio promisorio para reemplazar a los combustibles tradicionales e integrar un sistema energético limpio. Varios factores concurren para pensar en introducir portadores energéticos que complementen a la electricidad, pero reemplacen a los combustibles tradicionales, basados en hidrocarburos de origen fósil.

Se revisó las propiedades del hidrógeno como combustible, y nos centramos en los métodos actuales utilizados para su almacenamiento, tanto en instalaciones estacionarias como para uso vehicular. El problema del almacenamiento se ha transformado en un tema central a resolver, dada la muy baja densidad del gas hidrógeno en condiciones normales de presión y temperatura.

Se mostró las ventajas y desventajas de los distintos métodos de almacenamiento llevados a la práctica en las aplicaciones recientes.

Luego se comentó las líneas de investigación que se desarrollan en el Departamento Materiales Metálicos y Nanoestructurados del Centro Atómico Bariloche, tanto en el desarrollo de medios de almacenamiento y optimización de equipos para acumulación de hidrógeno, como en baterías recargables tipo Níquel-Hidruro Metálico (Ni-MH), que utilizan como cátodo aleaciones formadoras de hidruros. Finalmente, se dio un vistazo a algunos proyectos de envergadura y avances logrados en el mundo, tendientes al establecimiento de un sistema energético sustentable, basado en la tecnología del hidrógeno.

Finalmente, quiero resaltar que estoy fuertemente involucrado en tareas de divulgación científica y tecnológica, entre las cuales cabe destacar la organización durante once años de los Cafés Científicos del Centro Atómico Bariloche y el Instituto Balseiro. En base a esta experiencia, puedo asegurar que es invalorable la tarea de alfabetización científica llevada adelante por CAFESG área de Desarrollo, así como el Museo Interactivo de Ciencias (MIC), que resulta en un beneficio indiscutible para futuros estudiantes de ciencias y tecnología, así como para toda la comunidad de la Región de Salto Grande.

Es creciente el convencimiento de que la divulgación científico-tecnológica es indispensable para que toda la sociedad acceda a conocimientos que a priori parecen inaccesibles, pero que son parte importante de la cultura general.

Algo más de Hugo Luis Corso

Hugo Luis Corso cursó sus estudios secundarios en el Colegio Claret de la Capital Federal, y su carrera universitaria en la Universidad de Buenos Aires, de la que egresó en 1974 como Ingeniero Químico. Llevó a cabo tareas de laboratorio y de desarrollo de equipos en una empresa dedicada a la potabilización y tratamiento de aguas y líquidos residuales. En agosto de 1977 ingresó por concurso público en la Comisión Nacional de Energía Atómica, habiéndose desempeñado inicialmente en los Centros Atómicos Constituyentes y Ezeiza. En 1986 se radicó en San Carlos de Bariloche, donde trabaja como investigador en el Departamento Materiales Metálicos y Nanoestructurados del Centro Atómico Bariloche (CNEA), habiéndose especializado en interacción de hidrógeno con metales, desarrollo y caracterización de aleaciones formadoras de hidruros para almacenamiento de hidrógeno, y en el estudio de aleaciones base circonio de interés nuclear.

Realizó diversos cursos de posgrado, participa en congresos científicos internacionales, y es autor de numerosas publicaciones, tanto científicas como de educación y de divulgación de la ciencia. Comenzó su carrera docente en 1985 en la UBA, y la continuó en institutos públicos y privados de Bariloche. Desde 1997 es asistente de docencia en el Área Química de la Universidad Nacional del Comahue. Es uno de los coordinadores de los Cafés Científicos CAB-IB.

Como aficionado cinéfilo, condujo varios espacios dedicados al séptimo arte en radios de Bariloche.

Más información sobre:
#CAFESG- #ciencia