Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Según una medición realizada en Paraná, los precios siguen subiendo


El Centro de Análisis Sociales y Económicos de la Federación Económica de Entre Ríos (Feder) realizó un informe en marzo de este año que da cuenta del incremento de precios, tomando productos básicos.

Desde la entidad marcaron la importancia de realizar un seguimiento de precios y, a partir de enero de 2016, se agregó “toda una nueva canasta de productos básicos, cuyo relevamiento se efectúa en despensas, es decir negocios pequeños de dueños locales”, detalla el informe al que tuvo acceso EL DIARIO.

Inicialmente se realizaba una prueba piloto con la medición del precio de la papa y la gaseosa Coca Cola. Sobre esta segunda elección, argumentaron, posibilita la “comparación de un producto que no se modifica ni en cuanto a la presentación ni a sus formas de comercialización y que, a la vez, se puede prever su permanencia en el mercado por un largo plazo”.

Pero luego esa selección se fue ampliando y alcanza otros rubros. “Si bien la primera selección de artículos fue discrecional, procurando encontrar aquellos representativos y presentes en la mayoría de los hogares o de las realidades de los habitantes de nuestra provincia, el conjunto que ahora se informa, conforma una canasta amplia de elementos relevantes en la vida cotidiana”, afirmaron.

La medición se realiza en tres bocas de expendio: despensa de barrio, supermercados asiáticos y de cadena nacional.

Fernando Lenardón, director del Centro de Análisis Sociales y Económicos de la Feder contó que aunque desde la entidad no cuentan con la infraestructura suficiente para realizar un análisis de inflación, “nos pareció interesante marcar a través de dos o tres productos de consumo masivo cómo ha sido la evolución. Todos los meses vamos a los mismos supermercados y almacenes de barrio a ver el precio de la Coca Cola, lo mismo hacemos con el pan, con una cantidad interesante de verduras y de alimentos de almacén y eso nos ha servido para marcar cómo ha sido el crecimiento de los precios”, sostuvo.

La idea, detalló, “es que pequeños comerciantes o quien ve este informe tenga una noción respecto de la evolución de los precios, no generalizados pero sí en determinados rubros. Lo que hemos marcado es que los precios siguen subiendo”, expresó. “Son datos puntuales a partir de análisis específicos, pero en realidad la canasta de alimentos ha tenido un incremento interesante”, remarcó.

Lenardón indicó que si bien por los datos tomados no se puede precisar la incidencia sobre el consumo, “uno puede percibir por informes de CAME que tenemos a disposición, que el consumo a nivel nacional se ha reducido. El consumo ha bajado sobre todo en productos de canasta de alimentos, en un 2% o 3% en el último tiempo, pero no es un dato que surge de nuestras mediciones”, puntualizó.

“Índice Coca Cola”

Según se advierte en el informe de Feder, la medición del precio de esta gaseosa es importante “porque su precio está definido por un solo proveedor, el que también fija el precio de venta al público ‘sugerido’”, aunque señalaron que es posible ver diferencias dependiendo del lugar donde se lo adquiera.

La evolución en 2017 muestra que el aumento del precio del litro pasó de $16 en enero, a $19,20 en febrero y marzo. Al mismo tiempo, la variación en supermercados de propietarios asiáticos pasó de $19,20 en enero, $22 en febrero y $20 en marzo; mientras que en los de cadena nacional pasó de $17,60 en enero a $18,80 en febrero y se mantuvo en marzo.

“Salvo meses puntuales, las relaciones comparativas se mantienen a lo largo del tiempo, como asimismo el sostenido incremento del valor al que se vende la bebida”, se analizó.

“Salvo en el negocio de propietarios asiáticos (que aunque se redujo levemente es el más caro), los precios de enero de 2017 se mantuvieron igual que en diciembre de 2016. En tanto, en febrero se constata un incremento generalizado, del 7% en la cadena nacional, del 20% en el almacén de barrio y de 22% en el supermercado chino. Marzo vuelve a mostrar descenso en el supermercado ‘chino’ (igual es el más caro) y estabilidad en las otras bocas de expendio”

Respecto del mismo periodo en años anteriores, afirman, “se advierte que el incremento promedio acumulado desde enero de 2015 ronda el 100% desde que se comenzó a relevar el precio de este producto en la ciudad de Paraná”.

Combustibles

En el informe expresaron que la medición del litro de nafta súper en sendas estaciones de servicios de las marcas YPF y de Shell, se incorporaron a partir del mes de mayo de 2014.

La recopilación de datos se realiza siempre en los mismos lugares permitiendo la comparabilidad a lo largo de tiempo, asegurando la uniformidad.

“Luego de la importante reducción que sufriera el conjunto de precios, en el mes de diciembre de 2014, en marzo de 2015 volvió a generarse un repunte de los precios en todas las líneas y en ambas empresas, siendo aún más notorio en el mes de abril”, señala el informe.

“La comparación diciembre 2015, diciembre de 2014 muestra subas del 11% aproximado para los combustibles líquidos en YPF, con excepción del D-Euro, que aumentó un 17%. En tanto, el GNC se incrementó un 22%. Los precios de Shell tuvieron una variación entre el 7% y el 8%, mientras que el GNC subió igual que en YPF. Al tomar el relevamiento del año 2016 se apreció una suba del 24% aproximadamente para los combustibles líquidos de YPF y de 66% para su GNC”, se detalló.

En el caso de Shell las subas no fueron tan homogéneas. En las naftas, se verificó un 20% promedio, un 25% para el gasoil y un 61% para el GNC.

“Vale recordar que desde mayo 2016 hasta enero de 2017 no se produjeron modificaciones en los precios, salvo una disminución en agosto. A mediados del mes de enero de 2017 se generó un incremento de 8% en los combustibles líquidos y del 5% en el GNC de Shell, con lo que igualó el porcentaje de suba que había experimentado en YPF”.

El precio del pan

En el informe, otra de las mediciones específicas que se consigna es el precio del kilogramo de pan francés. “Debido a los manifiestos y conocidos problemas con la provisión de trigo que se sufre en la región y dado el impacto directo que ello tiene en la industria harinera y, por ende, en la fabricación de las panaderías, se ha decidido incluir como tercer producto a medir, a partir de agosto de 2013, al pan francés, tomando como parámetro el kilogramo”, aclararon desde el Centro de Estudios.

Para ello, se considera la comparación entre una despensa de barrio, un supermercado que no es de cadena pero que sí tiene ventajas en las compras por grandes cantidades y, por último, uno de cadena nacional, que muestra el mayor precio.

En enero de 2017 y respecto a los precios de diciembre de 2016, en la despensa de barrio se redujo el precio en un 20%, mientras que subió en los supermercados, un porcentaje que rondó el 14%.

En febrero de este año también hubo bajas en las demás bocas de expendio aunque en un porcentaje menor: 13% en el supermercado de propietarios asiáticos y del 14% en la cadena nacional.

En marzo, subió el precio en la despensa de barrio y en el supermercado de cadena nacional, manteniéndose estable en el negocio de dueños de origen asiático.

Incrementos también en papa y lechuga

Otra de las mediciones específicas que realizó la Feder es sobre el precio de la papa negra, que pasó de $9, a $13 en febrero y marzo. En este caso, se indicó, “el precio más elevado se encuentra habitualmente en los llamados supermercados de cadena”. Se señaló que “luego de que en febrero hubiera aumentos de significativa consideración con respecto al mes anterior, en este mes (marzo) los precios se mantuvieron estables con excepción de la verdulería callejera, en donde subió un 20%”.

Advirtieron desde la Federación Económica que “tanto las cadenas como los negocios sin local habilitado, constituyen una seria competencia para el pequeño comerciante, que hace el mayor de los esfuerzos para cumplir con la normativa tributaria y sanitaria, que no se ve compensado muchas veces por el tratamiento que se da a los otros sujetos”.

El precio de la lechuga, evaluaron, necesitaba de un análisis particular, debido a “las importantes tormentas que sufrió nuestra zona (incluyendo Santa Fe, donde se compra una buena parte) a finales de febrero de 2016”. Ante esta situación, afirmaron, el producto vio alterado significativamente su precio.

“Durante el mes de marzo de ese año, en la verdulería de barrio el incremento fue de 125%. Mientras en el centro (se trata de una despensa con verdulería) subió un 139%. Esta significativa alza se produjo luego de la primera gran tormenta, del día 20 de febrero de 2016. En abril, normalizada en parte la situación de la producción el precio volvió a bajar, pero de una manera llamativa, que merece dos comentarios: quedó más cara en el negocio de barrio que en el centro; y aún luego de bajar, con respecto al mes ‘normal’, permanecía un 50% más cara en el barrio y un 27% en el centro”.

En el último mes de 2016 “los incrementos rondaron el 30% en ambos lugares. En tanto, luego de dos meses de incremento en el negocio de barrio, en marzo 2017 hubo un descenso significativo en el centro”, se informó.

(APFDigital)


Más información sobre: Parana- precios