Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

“Sin galera y sin bastón, los muchachos de Perón”


Por Daniel De León *

El 17 de octubre de 1945 marcó la historia del pueblo argentino, y en especial de los seguidores de Juan Domingo Perón. Sus efectos políticos y su realizaciones aún perduran, y hoy son continuadas en este Proyecto Nacional y Popular que iniciara Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003 y hoy sigue bajo la conducción de la Compañera Presidenta de la Nación Cristina Fernandez de Kirchner.

Repasemos un poco la historia….

17 de octubre

“El presidente Ramírez había sido desplazado de su cargo por las fuerzas armadas y su lugar lo ocupó el entonces General Farrell, Perón ejercería simultáneamente los cargos de Vice Presidente de la Nación, secretario de Guerra y secretario de Trabajo y Previsión. Su accionar fue generando resistencias internas y, la designación de Oscar Nicolini -un amigo de Evita-, al frente de la cartera de Correos y Telecomunicaciones, en lugar del coronel Imbert, fue la gota que colmó el vaso y determinó un sordo enfrentamiento con el jefe de Campo de Mayo, General Ávalos. La cuestión se decidió en una votación de los altos oficiales que perdió Perón, por lo cual el 8 de octubre de 1945 renunció a todos sus cargos.
El coronel Perón le pidió a su amigo el Presidente que lo autorizara a despedirse públicamente usando la red de radiodifusión para transmitir su discurso, dado en un acto improvisado ante la Secretaría de Trabajo, en el cual, lejos de despedirse, instó a los trabajadores “a defender las conquistas sociales otorgadas” (que venían siendo puestas en entredicho por la oposición, incluso la Corte Suprema de Justicia se negó a tomar juramento a los jueces de los recién creados Tribunales del Trabajo, alegando que no tenían acuerdo del Senado) y anunció otras nuevas, como el salario mínimo, vital y básico, pero haciendo notar que dichas medidas no se encontraban firmes aún. El sector de las fuerzas armadas que se oponía a Perón tomó la maniobra como un desafío, y obligó a Farrell para que dispusiera su arresto, que se hizo efectivo primero en la Isla Martín García y luego en el Hospital Militar.
Según algunos historiadores, el sindicalismo argentino, hasta entonces desanimado por las propuestas de lucha de comunistas y socialistas, se aproximó a las soluciones reales y concretas que les ofrecía Perón.
Si bien la CGT no auspició la movilización que se transformaría en la mayor masa popular que reuniera en Plaza de Mayo hasta ese momento, la declaración de huelga sirvió como impulsor para que varios sindicatos y los trabajadores en general, que estaban en alerta desde días antes, se sintieran avalados para las acciones a emprender.
De esta manera llegaría el mítico 17 de octubre, desde las primeras horas de la mañana, comenzaron a llegar columnas de manifestantes con banderas y pancartas a la Plaza de Mayo que venían desde Avellaneda, Lanús, Banfield, Quilmes, San Martín, etc. En su gran mayoría trabajadores impulsados por algunos dirigentes gremiales, entre los que se encontraba Cipriano Reyes.
Los manifestantes se convertirían en todo un símbolo de un movimiento nacional popular, para algunos estudiosos el mas importante de Argentina: El Peronismo.

La escena de “las patas en la fuente”, que con los años se transformó en nuestra seña de identidad profunda: cabecitas y descamisados pedían en la epopeya de aquella jornada, un lugar bajo el sol de la historia.
Se abrazaron quienes en las calles se reconocieron espontáneos hermanos de causa, de ideales postergados y de sueños robados.
Aquel día mitológico aquellos peronistas le pusieron alma y cuerpo a la política.
Los trabajadores argentinos supieron ese día que ante las adversidades los puentes se cruzan, las distancias se caminan y los derechos se conquistan”.

las patas en la fuente

Por eso desde aquel día los peronistas incorporamos para siempre la palabra LEALTAD a la política nacional.
Y desde entonces, el Pueblo argentino junto al Coronel Juan Domingo Perón pusieron en vigencia la fuente ígnea de un sentimiento vital, el de una Nación Justa, Libre y Soberana como realidad sustantiva y enaltecedora.

Esas tres banderas que hoy nosotros debemos defender ante los embates de la derecha conservadora, quienes buscan destruir lo que ayer lograran Perón y Evita, y por lo hoy logrado durante esta década ganada de Néstor y Cristina. Para sostener los derechos obtenidos para los que nunca habían tenido nada, por seguir aumentando la inclusión e igualdad social que tantos le duele a la oligarquía de nuestro país.
Es nuestra la responsabilidad de que la Argentina sea socialmente justa, económicamente libre, y políticamente soberana
Debemos entender Compañeras y Compañeros, que el Día de la Lealtad no es solo un festejo cada 17 de octubre, es una práctica diaria en nuestras vidas por el bien del otro. Lo dijo nuestra conductora, LA PATRIA ES EL OTRO.

Hoy nos toca a nosotros, poner nuestro cuerpo y alma, acompañando este proyecto nacional, popular e inclusivo.

* docente y DT de fútbol, dice su perfil en Twitter, militante kirchernista, integrante del PJ Digital de Entre Ríos
artículo publicado en su blog personal “Un Sueño Entrerriano en Marcha”

Más información sobre:
#17 de octubre- #historia- #opinion- #peronismo- #PJ