Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Un televisor echó a Damian Passarella de LT15


El título no intenta ser jocoso, es lo que realmente ocurrió, según la explicación dada por el propio comunicador a través de las redes sociales. La dirección de la AM concordiense lo obligó a mantener encendido un televisor dentro del estudio, mientras realizaba su programa. Ante la negativa de la dirección de que el conductor pueda apagar el televisor mientras entrevista a los artistas invitados a su programa o mientras los músicos realizan especiales recitales en vivo, Damián Passarella se terminó viendo obligado a dejar de realizar su programa “Nuestro” por LT15.

Passarella la TV y LT 15

Cuando Passarella le comunica a la dirección de la radio la decisión de dejar de hacer el programa, le informa que este se debe a que “ya no encuentro allí el marco adecuado para mi propuesta”, explicó a sus oyentes en un extenso texto que dio a conocer a través de la red social Facebook.

“Hace un par de meses se hizo una remodelación del estudio en el cual se incluyó un inmenso televisor. Durante un tiempo no tuve ningún inconveniente porque apenas me instalaba, o al rato de hacerlo, lo apagaba pero el sábado 23 la administración de la radio me exigió que mantuviera el televisor prendido con una señal de noticias”, cuenta el comunicador tras destacar que la emisora no tuvo en cuenta sus “criterios y preferencias”.

“Se debe comprender que hacer un programa cultural no es lo mismo que hacer cualquier otro tipo de programa. Para hacer un programa cultural hace falta un marco diferente, un ámbito de atención adecuado, de concentración, hace falta salirse de lo cotidiano y entrar en otro clima. Porque allí son protagonistas las ideas, los sentimientos, las creaciones y cada palabra es importante y merece una atención especial”, explica Passarella.

Y continúa: “un televisor gigante transmitiendo noticias todo el tiempo genera un clima totalmente adverso al necesario en un estudio para hacer un programa cultural”, pero más allá de eso, dice, “es principalmente una cuestión de respeto,  respeto hacia los hacedores por encima de otras cosas” (…) y “también el cuidado en que cada invitado se sienta cómodo y reciba la atención y el respeto que se merece”.

“Como conductor, puedo adaptarme a condiciones diversas en un ámbito de trabajo pero no estoy dispuesto a faltarle el respeto a la gente”, enfatiza el realizador de los ciclos “Música y Cultura de Concordia” por Radio del Sur y “La Hora Impar” por Radio UNER (ambos en el aire). “No se puede invitar a un programa de radio a un músico, a un poeta, a un dramaturgo, a cualquier artista o actor cultural y ponerle en la cara un televisor transmitiendo noticias, no se puede”.

“En casi todos los bares, las terminales, las salas de espera, las instituciones y los hogares están los mismos televisores transmitiendo las mismas cosas todo el tiempo”, critica. Y tras aclarar que “no pretendo promover una cruzada contra la televisión ni mucho menos”, sentencia que “la radio va dejando cada vez más de ser un refugio mágico para la creatividad y para otras realidades”, y pone en discusión las posibilidades ciertas que existan de “salirse del discurso estandarizado, del chisme y la noticia impuesta y reproducida de manera masiva”.

Y así Damian Passarella se despide de LT15 porque “cuando el televisor es más importante que las personas, los contenidos y las formas de trabajo, está claro que llegó el momento de buscar otro ámbito”. No obstante igual explica que “esta situación que estoy describiendo es una más de un orden de cosas generalizado”.

Más información sobre:
#comunicacion- #radios

Comentarios
  1. No tengo  TV en mi casa pero lo tuve;  por eso comprendo perfectamente la posición de D.P. Personas con el criterio amplopor ahí no caben en emisoras que buscan programas atractivos masivamente, que para eso deben ser muy livianos. Estamos seguros de que la gente de la radio ha aprendido algo a partir de esta situación.