Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Urribarri dijo que confía en la “responsabilidad” del gremialismo, de cara a las paritarias que comienzan el lunes


El gobernador Sergio Urribarri realizó un repaso por lo que fue el 2013 y adelantó los lineamientos de trabajo para el año que viene en que, a su criterio, “todo va a andar bien”. Dijo que confía en la responsabilidad del gremialismo: “No tengo ninguna referencia de que esta crisis que vivimos en Concordia pueda ser usada como una plataforma para reclamos fuera de lugar” y calificó los hechos violentos sucedidos en la capital del citrus como “una conspiración para alterar el orden público y obligar al Gobierno a una negociación contra las cuerdas”.

Urribarri

“Eso fue alevoso”, dijo cuando se le preguntó sobre los saqueos de Concordia, a los que definió como una conspiración para “obligar al gobierno a una negociación contra las cuerdas”. Pero Sergio Urribarri está convencido de que los acontecimientos de principios de diciembre no lograron empañar un gran año para la provincia. Cree que el nuevo escenario gremial será abordado con responsabilidad por la dirigencia y los trabajadores y garantiza el mayor esfuerzo del gobierno.

En la charla se lo percibe con la misma calidez de siempre, afable y sonriente, pero atento a todo lo que acontece a su alrededor, como si en la siguiente hora fuera a suceder algo de real trascendencia. De todas maneras sabe que no puede evitar que el primer pensamiento que se viene a la mente del entrevistador gira en torno de los acontecimientos que signaron este final de año y cómo éstos condicionarán la realidad provincial en lo político y en lo que queda de su mandato.

-Me imagino que el cierre de este año alteró su balance general del 2013.
-El 2013 fue un año de avances impresionantes. Lo que se hizo en obra pública este año fue increíble, aquí en Paraná sobre todo. Hicimos expansión de red de gas, miles de metros de cloacas, nuevas redes de agua, comenzamos un trabajo de reparación de calles como hacía décadas no se hacía, le estamos cambiando la cara al Parque Urquiza y al Parque Varisco, tenemos los tres accesos a la ciudad en obra. Tenemos también en obra las tres o cuatro escuelas emblemáticas de la ciudad, en fin, algo tremendo. Y eso se repitió en muchos lugares de la provincia, Concordia por ejemplo.

-Nadie seriamente le cuestiona eso, quizás afloró un déficit en la gestión como servicio estatal.
-Si te referís a lo que es gestión ciudadana, todos pueden apreciar el despliegue que tiene en la ciudad la Policía de Entre Ríos, sensible a lo que es la mayor demanda de la gente: la seguridad. Y a esto lo vamos a seguir reforzando con más equipamiento, con más tecnología y más trabajo y capacitación en inteligencia criminal. Con respecto a eso, pensamos que nos queda un gran trabajo por hacer con la Justicia ya que de nada vale que uno haga un enorme esfuerzo por atrapar a los delincuentes y luego, por distintas razones –muchas veces atendibles pero muchas otras no– se proceda a la pronta liberación de reincidentes o de gente con causas abiertas.
Creo que es un tema delicadísimo en el que no hay que echarse culpas sino mirar hacia adelante buscando soluciones, pensando no sólo en el respeto a los derechos constitucionales de quien delinque sino también en el derecho a la protección que tiene el resto de los ciudadanos. Es un tema central de la agenda de 2014. Creo que cuando un juez de Garantías o un fiscal apriete un botón y tenga en dos segundos el historial judicial, policial y penitenciario de un detenido y un cruce con todos los encartados del sistema judicial penal, tendrá las herramientas necesarias para decidir si esa persona debe volver o no a la calle. Y en todo caso, no podrá decir que desconocía los antecedentes. Todo ello, creo, llevará a mejorar la percepción de la seguridad pública en la provincia y va a mejorar la calidad del servicio de Justicia.
En cuanto a otro asunto vital para mi gobierno, como es la educación, hicimos fuertes progresos con las escuelas Nina, en la titularización de cargos docentes y comienzan a verse algunas mejoras en el rendimiento escolar.
En Salud, seguimos con la tasa de mortalidad infantil más baja de la historia y los hospitales están progresando, haciendo cada vez intervenciones más complejas. Invertimos en Deportes como nunca antes, nos consolidamos como una provincia turística y estamos al tope de varias cadenas de valor productivas a nivel nacional, con inversiones privadas que se confirman todos los días. Entre Ríos es una provincia que despierta expectativas. Y eso es muy bueno.

-2013 fue también el año de una elección importante para usted y muchos se hicieron eco de lo que expresaba su idea de El sueño entrerriano.
-En realidad fueron dos elecciones importantes que ganamos este año. Tomamos un gran riesgo porque nos expusimos a un plebiscito poniendo en juego nuestro liderazgo y tuvimos una gran respuesta del pueblo a nuestra idea de El Sueño Entrerriano. Nos dimos cuenta de que era una idea que representaba los sueños de la gente y que estábamos construyendo entre todos un espacio, un lugar donde era posible que esos sueños fueran a realizarse. Empezó como una motivación o una consigna política para la militancia y los simpatizantes. Pero luego, por ejemplo, cuando íbamos a inaugurar una sala de jardín de infantes en el medio del campo, y la maestra decía “éste es nuestro sueño entrerriano cumplido”, la verdad nos dimos cuenta de que había tantos sueños entrerrianos como entrerrianos y que todos compartíamos esa sensación de que efectivamente aquí esos sueños podrían ser realidad. Los sociólogos dicen que la mayor crisis es cuando la gente piensa que la felicidad está siempre en otro lado. Bueno, es maravilloso sentir que la gente, aún en medio de dificultades que nadie desconoce, cree que puede ser feliz en su provincia. Eso me lo llevo a casa y lo guardo para siempre. Eso es el sueño entrerriano.

-Y como idea política, ¿qué queda de eso?
-No es qué queda, sino que es que todavía hay algo poderoso. En política el sueño entrerriano era que pudiésemos ser más significativos en lo que es el sistema político argentino. Hoy estamos, como provincia y como dirigentes, en el lote expectable en la Argentina y eso no es poco si se tiene en cuenta que en el poder real de este país, hasta hace unos años, a los gobernadores de Entre Ríos no lo recibía ni el secretario del secretario.

-¿Cómo ve a la política nacional hoy?
-Las elecciones y la salud de la Presidenta modificaron mucho el panorama. Pero hoy está más que claro que el Gobierno está en el centro del ring y que conserva la iniciativa política. Y mientras eso ocurra será el principal generador de política y de expectativas en la Argentina. Y en ese marco estamos nosotros incluidos.

-¿Qué le dice la foto de Sergio Massa en la que aparecen algunos dirigentes entrerrianos?
-Dejame que te diga que todas esas cosas de la dirigencia y quién se junta con quién, me parece algo absolutamente irrelevante. Pero sí, la vi. Creo que hay algunos muchachos jóvenes, supuestas esperanzas blancas de la nueva política, rodeados de especuladores, saltimbanquis y carcamanes de la vieja política y siento que ese experimento jamás podría tener éxito en la Argentina porque se lo comen en dos meses. Creo que el futuro de la Argentina no se construye con los ojos en la nuca.

-Los acontecimientos violentos de principios de diciembre fue como que pusieron fin a una especie de luna de miel de usted en el gobierno, ya que muchos pensaban que Entre Ríos había superado ya esas situaciones…
-Como lo dije en mi mensaje: todos saben que en Entre Ríos no existen condiciones objetivas de pobreza que puedan justificar la violencia, el robo y el vandalismo que se vio en Concordia, principalmente. Uno no desconoce que existen bolsones de pobreza y necesidades, pero la promoción de la violencia y la coordinación del estallido en consonancia con el reclamo policial fue algo alevoso. Realmente fue una conspiración para alterar el orden público y obligar al gobierno a una negociación contra las cuerdas. Creo que se van a encontrar pruebas de eso y ojalá los responsables tengan el castigo que se merecen por las vidas que se perdieron, por los perjuicios que sufrieron comerciantes y familias y por el riesgo al que se sometió a toda la población de una ciudad.

-De todas maneras, la situación que eso proyecta sobre el futuro es inquietante.
-Si te referís a un supuesto efecto cascada que parece que muchos medios nacionales están como fogoneando, te digo que yo tengo confianza en la responsabilidad de los dirigentes y en la responsabilidad de los entrerrianos en que van a estar a la altura de las circunstancias. No tengo ninguna referencia de que esta crisis que vivimos en Concordia pueda ser usada como una plataforma para reclamos fuera de lugar. Las paritarias estatales que se van empezar a discutir en enero –en las que se discuten muchas cosas no sólo salarios– van a tener un nudo central que es la evolución de los precios y la evolución de los ingresos genuinos del Estado. Y el gobierno hará el mayor de los esfuerzos, como siempre lo ha hecho, para mantener el poder adquisitivo de los salarios estatales que es algo que va en interés de los propios trabajadores, pero también de toda la economía provincial, pero dentro de una racionalidad que será expuesta en la negociación y ante la sociedad. Y por supuesto que vamos a hacer un esfuerzo para evitar o postergar gastos que no sean prioritarios.

-¿Un pronóstico para 2014?
-En la provincia todo va a andar bien. Patronato va a levantar. Y lo demás, lo dejo a tu criterio como diría una conocida de los medios.

(fuente: APFDigital – El Diario de Paraná)

Más información sobre:
#entrevistas- #provinciales- #Sergio Urribarri- #Urribarri