Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Videla: ojalá no haya olvido ni perdón


Videla

Qué diría, General Videla, si el General San Martín, lo viese hoy dormirse frente al tribunal que lo juzga por ser el responsable de la expropiación de bebés durante el régimen que usted presidió.

Que cree que pensaría Belgrano, de quien usted se ha llenado la boca hablando, si tuviese la oportunidad de verlo bostezar frente a un tribunal democrático, parte de una de los tres soportes más fuertes de esta democracia, construida a base de sangre, muerte, dolor y sufrimiento (que casualmente lo tuvo como uno de sus primeros hombres a nuestro nunca forjado en un liceo militar, nuestro General Manuel Belgrano).

Qué le pasaría a Lamadrid, también general como usted, que peleó cuerpo a cuerpo por esta patria grande (hoy pequeña gracias a usted, en parte) junto a Belgrano y San Martin (también generales como usted).

Y no quiero imaginar lo que imaginaría aquel querido Martín Miguel de Guemes, que pasó el hambre que usted nunca pasó, por pelear por su tierra y por sus gauchos.

Claro, si lo pienso y hago un poco de memoria, seguro – y en caso de tenerlo a usted frente a mi- no dudaría en mencionarme a otro general, ese del billete de $100, ese que repartió la tierra de los indios que asesinó con sus colegas, con los empresarios de entonces. Entiendo, usted tiene a sus referentes y yo quizás tenga a los míos.

Pero, vea, usted no cruzó ninguna cordillera, ni encabezó un éxodo tan monumental como el jujeño, ni se tomó el trabajo de salir a matar y regar con sangre por la Patagonia.

Usted se sentó a dictar comunicados y ordenar a sus sicarios la matanza, el robo de identidades, de bienes, el destrozo de nuestra cultura, muy tranquilo desde un sillón que no le correspondía y desde un lugar en donde nadie lo eligió más allá de algunos sátrapas que sacaron provecho pero que hoy, no lo saludarían siquiera, si lo vieran por ahí.

Por mi parte y en nombre de mis hijos y con todo el derecho que me da la razón, humildemente le digo, ojalá nunca hubiera nacido así me ahorraría el trabajo de gritarle: Jorge Rafael Videla, usted que se ríe cuando lo juzgan con todas las pruebas, usted que se duerme cuando se leen los alegatos de desaparición de bebés (entiende lo que le digo: bebés) Usted es un hijo de puta, y ojalá haya algo después de esta vida para que pague, porque así como van las cosas, lo veo muy tranquilo y miles de miles personas (niños, jóvenes y adultos, mujeres y hombres, judíos y católicos, indios, japoneses, negros, uruguayos, etc) gritaron de dolor por su antojo e impunidad.

Ojalá general, ojalá no haya olvido ni perdón.

Lucas Gastón Rosales
Este es mi nombre y mi identidad que por suerte usted no pudo robar ni destruir ni ocultar.

————————————————–

Más información sobre:
#derechos humanos