Rio Uruguay Seguros - organizacion El Galpón

Viviendas y herencia: lo que Báez Rega no contesta ¿lo hará Urribarri?


Opinión – Por Américo Schvartzman

Pedro Baez y Americo Schvartzman

Al estilo del cruce Cristina-Darín, el ministro Pedro Baéz Rega ¡perdón! el señor José Rega Báez, ¡no! Ehhh… El ministro de Comunicación y Banners ¿cómo se llama? Ah, sí: ¡Pedro Báez! me respondió. Pero siento decepción, la verdad. Hubiera esperado que me conteste Urribarri, y no el gurí de los mandados. E insisto, a ver si logro que alguien serio del Gobierno conteste lo que cuestioné: el hecho incontrastable de que el nuevo impuesto, así como está, afectará a trabajadores y clase media. Quedo a la espera.

El ministro de Comunicación & Banners, José Pedro Báez Rega, salió a atacarme por mi nota sobre “vivienda y herencia”, donde cuestioné varios aspectos de la ley express (aprobada en sólo 48 horas, sin debate ni análisis) creando un programa de viviendas sin plazos ni objetivos mensurables y que se financiará, entre otros fondos, con un impuesto a la herencia que afectará cualquier bien que supere los 125.000 pesos. Báez Rega –en lugar de responder los cuestionamientos planteados en mi nota– se dedicó a dar a conocer su opinión sobre mi persona, diciéndome entre otras cosas (disculpen, acá lo tengo… lo agrupé para no someter a la ciudadanía a la lectura de su mamotreto):

Que estoy “a la derecha de Martínez de Hoz”, que hablo “desde la ignorancia” y tengo “bronca por lo popular”; que soy “reaccionario”, “resentido”, “mentiroso”, “falaz”, “malintencionado” y uso “el engaño como látigo”; que opero “a favor de lobbistas del derecho que aconsejan a sus clientes hacer las sucesiones inmediatamente, antes que venga el fisco a devorarles su patrimonio”; que desprecio “a casi todos los medios, al oficialismo y a la oposición”; que uso “rebuscados argumentos” para dar “un burdo cachetazo a la esperanza de cientos de familias que este gobierno provincial se ha propuesto rescatar de la angustia”; que hablo “con liviandad” y desde un “púlpito”, que tengo “afán destructivo” , que miento a sabiendas, que mis reflexiones son “aberrantes” y “canalladas”, y que me esmero “en nublarles el sueño a seis mil familias entrerrianas a las que la suerte les ha sido esquiva”.

¿Qué tal? Tras semejante enumeración, si aún le quedó aire, le cuento que, al final de su texto, se pregunta, al borde de las lágrimas: “¿Por qué nos odian tanto?”. Lo que hace suponer que él habla desde el amor. Menos mal.

Hablemos en serio

A alguno le podrá resultar interesante la opinión del ministro de Comunicación & Gigantografías sobre mi persona. Pero no creo que ése sea el tema. Es conocido (y muy barato, ministro Báez Rega) el recurso de desviar la discusión atacando a quien argumentó, y no al argumento. Eso, en filosofía (pero también en la vida cotidiana) se conoce como “falacia ad hominem” (precisamente porque no se dirige al argumento, sino al hombre, a la persona). Entiendo que lo mandan a hacer esa diligencia (del mismo modo que le ordenan instruir a las redacciones qué debe salir y qué no en los diarios) pero ¿puede alguien del Gobierno, alguien serio plis, responder los puntos concretos cuestionados?

Podemos pero no queremos

El gobernador lo manda a Báez Rega a divagar un poco sobre el impuesto a la herencia, como si yo estuviera en contra de que se grave a los ricos. Y al final dice “podemos discutir montos, alícuotas, grados de parentesco, calidad de los bienes, etcétera”. Le faltó aclarar: “Podemos, sí. Pero no queremos”. Por eso lo aprobaron con disimulo y en 48 horas. Por eso, ni una línea acerca de que el impuesto afectará a trabajadores, clase media, e incluso a desocupados, basta que reciban de su familia algún bien que supere los 125.000 pesos. Así de sencillo. Desmiéntame, Báez Rega. Bah, usted no… el que le da instrucciones, usted sí, Gobernador Urribirri.

Los especialistas en el asunto (*) explican que con una base imponible lo suficientemente alta, es imposible que este impuesto recaiga sobre la clase trabajadora o los sectores medios. Pero en esto el ministro Báez Rega también se hace el zonzo: la base imponible entrerriana es bajísima, como ya dije, apenas 125.000 pesos. Con lo cual, por ejemplo, un trabajador desocupado, que recibe hoy en herencia la casa de su madre de un plan del IAPV, deberá pagar “impuesto a la herencia”, porque superará ese monto. ¿Puede imaginarse algo más injusto y absurdo? ¿Eso es peronismo? ¿Eso es ir contra los privilegios?

Sabe qué Gobernador: al menos, propóngale a la Legislatura una modificación en el texto de la ley, que proteja a aquellos trabajadores que se rompieron toda la vida para asegurarle, por ejemplo, los terrenitos a sus hijos.

Propóngala, por favor. Si yo lo hago no me darán bola. Pero hágalo usted. Seré el primero en apoyarla.

Conteste, Urri. O al menos usted, ministro Báez Rega. Más fuerte, ministro, no se lo oye.

El único punto que responde

El único aspecto puntual de toda mi nota que el señor ministro Báez Rega responde es negar que el afán de esta ley sea sólo recaudatorio porque a esos recursos “la ley claramente los destina íntegramente al programa habitacional para superar villas y asentamientos” (el exceso adverbial es del ministro).

Es cierto que lo dice. Y yo, le juro, quiero creerle, ministro Báez Rega. Bah, usted, ya se sabe, hará lo que le dicten. A usted le hablo, gobernador Biribiri. Me cuesta, pero créame que haré el intento. Pero ocurre que su gobierno ni siquiera cumple la Constitución que mandó a modificar en 2008; ni siquiera los artículos cuyo cambio impulsó. Pese a eso, en serio, haré el intento. Dentro de un año volveré a preguntarle sobre este punto en particular. Espero que entonces responda.

Las casitas del Urri

Lo que más le molestó al gobernador Urri-Urri (y por eso las órdenes que dio al ministro de Comunicación y Cooptación de Periodistas) fue que yo mostrara las viviendas de los últimos cuatro años. No me refiero a su patrimonio personal. No es eso lo que discutimos. Me refiero a las viviendas que el gobernador anunció, 28.000 soluciones habitacionales, anuncios que no puede desmentir porque aun están esas noticias en el sitio digital del Ministerio de Comunicación y Fagocite de Redacciones que dirige su gurí de los mandados.

Pero además, en su respuesta esgrime algunas viviendas como concreciones de este gobierno, y me invita a ir a verlas. No da mucho detalle, pero enumera: “Colonia Avellaneda, Los Charrúas, Gualeguaychú, Ceibas, Chajarí, Concordia, Victoria, Feliciano, San José, Larroque, o las rurales de Federal, La Paz, Talitas, Villaguay, Domínguez”.

Lástima que no da números… Quizás se refiere a las 600 viviendas de Colonia Avellaneda, que según el propio intendente Dellizzotti “fueron comenzadas por gestión de Jorge Busti” (¿Cuánto hace que Busti dejó el gobierno provincial?). O quizás se refiere a las de Concordia, que según el gremialista Hugo Pezzarini “son un sueño que comenzó hace 15 años” (¿quién era gobernador entonces?).

O la “casi finalización” de las 96 viviendas en Concepción del Uruguay (96, y no 95 como usted pone, de las cuales están “casi finalizadas” 45. Las otras 51 se esperan para mayo. Si así de preciso es el ministro de Banners Para Todos Los Amigos en cada dato que arroja, estamos bien fritos). Bien, esas viviendas son mérito de ATE Uruguay, que para ello debió reclamar y luchar durante años.

Pero bueno, sumemos las 600 de Colonia Avellaneda, las 200 de Concordia, las 96 de Uruguay. Van 896. ¿Cuántas habrá en las demás ciudades, otras 2.000? Me faltan 25.104 de las que prometieron sólo en los últimos cuatro años, ministro López Rega. ¡Perdón! Quise decir Báez Rega. ¡Perdón! Quise dirigirme a usted, Gobernador Popurrí.

Cambios estructurales

No tiene nada que ver, pero el ministro de Papel Picado y Algarabía asegura además: “No renunciaremos a modificar las estructuras de la injusticia en estas tierras. Podremos cometer errores, andar o desandar caminos, pero en ese ir de aciertos y desaciertos está siempre presente ese norte que nos moviliza: el de intentar siempre lo mejor para nuestra gente”. Eso es cierto, lo de los errores, digo. Han hecho cambios estructurales, sí, pero no muy positivos: Entre Ríos tras diez años de urrikirrrnerismo muestra expulsión de habitantes, mayor concentración económica en menos manos, desembarco creciente e incesante de multinacionales, bancos extranjeros, financieras y casinos; en el rubro que se quiera tomar (agro, transporte, comunicación) exhibe más riqueza en menos manos, pérdida de fuentes de trabajo; obras públicas anunciadas pero no realizadas; o sospechadas y faraónicas, realizadas por un puñadito de amigos del poder; inversores como Marizza y sus amigos tratando de quedarse con las riquezas colectivas; anuncios de mayor desarrollo extractivista; pérdida de autonomía; aumento de la pobreza, de la trata de personas, del narcotráfico, de la desigualdad. Cambios estructurales, sí. Pero si el objetivo era mejorar la vida de nuestra gente, parece que equivocaron el camino, ministro Báez Rega. Avísele a su mandador. Quizás estemos a tiempo.

Preguntitas

Una lástima que el señor ministro de Honra y Loor al Proyecto LollyPop no haya ocupado alguna de las 1.275 palabras que gastó en su respuesta, para contestar los cuestionamientos planteados. Por ejemplo:

1) ¿Dónde están las 28 mil (sí, ¡28 mil!) soluciones habitaciones anunciadas por el gobernador en los últimos cuatro años?
2) ¿Por qué ustedes, que son tan nacionales-populares y revolucionarios, aprueban un impuesto que afectará a trabajadores y clase media? Si no querían gravarlos ¿por qué no subieron la base imponible? ¿Por qué pusieron una tan baja?
3) ¿Por qué aprobaron el impuesto de apuro, en 48 horas y ocultándoselo a la comunidad entrerriana disimulado detrás de un “formidable” (palabra suya) plan de viviendas? (Tan “formidable” que carece de plazos y de objetivos mensurables). ¿Es casual que todos los medios oficialistas titularan del mismo modo y ocultaran lo que en realidad se aprobaba?
Y, ya que el mandadero anda con ganas de responder, tengo un par de preguntas de yapa, para él. Si el Gobernador Polirrubri no responde las suyas , en una de ésas el ministro sí las que le tocan a él:
4) ¿Por qué el Gobierno provincial, a través de testaferros, está comprando los principales medios en las principales ciudades de Entre Ríos? ¿Por qué el ministro de Comunicación & Propaganda o sus colaboradores/as llaman a las redacciones de los diarios (por ejemplo a La Calle, El Diario y El Heraldo) para ordenar qué se publicará y qué no?
5) ¿Por qué algunos medios casi ignotos tienen seis o diez banners publicitarios del Ministerio de Comunicación & Promoción de Amigos y otros, que apenas tienen uno, como El Miércoles, no han podido cobrar ni un centavo de publicidad oficial durante todo el año 2012?

Sigo aguardando su respuesta, señor ministro Pedro López Rega, perdón, José Báez Rega, perdón… Pedro Báez.

Posdata: para que los lectores y lectoras juzguen por sí mismos, adjuntamos el proyecto express aquí. Si alguien encuentra allí las 6.000 viviendas, las 2.000 que harán por año, y la forma de garantizar que se hagan, tendrá derecho a un bonito premio.

Nota:

* Véase por ejemplo, Bouzas, Augusto; Cappa, Andrés; Girard, Melisa. “Impuesto a la Herencia: Una herramienta distributiva”. La revista del CCC [en línea]. Mayo / Diciembre 2010, n° 9/10. Actualizado: 2010-10-26 [citado 2013-01-28]. Disponible en Internet: http://www.centrocultural.coop/revista/articulo/194/ (nota del autor)

**  Opinión: El socialista que se ubica a la derecha de Martínez de Hoz, por Pedro Baez , la columna original a la que responde con esta columna Américo Schvartzman (nota del editor)

Más información sobre:
#Americo Schvartzman- #impuestos- #Pedro Baez- #polemicas